Información sobre vivienda y economía

Cuatro trucos para sacar provecho a un baño pequeño

Geberit
Geberit
Autor: Redacción

Artículo escrito por Jorge Tornero, director técnico de Geberit

Los españoles consideran que su cuarto de baño es bastante mejorable, según el estudio ‘Quiero vivir mejor’ elaborado por Cuida tu Casa. Por eso, no es de extrañar que sea, junto con la cocina, una de las estancias más reformadas en los hogares de nuestro país.

El cuarto de baño ha experimentado una enorme evolución en los últimos años, pasando de ser una estancia que casi daba vergüenza mostrar, a un espacio importante que contribuye incluso a la revalorización de una vivienda. De ahí que prestemos cada vez más atención a conceptos como su funcionalidad o su diseño, máxime cuando se trata de aseos o baños pequeños, donde cada centímetro cuenta.

Cuando el espacio escasea, pensamos irremediablemente en reducir la cantidad de elementos que conforman nuestro baño buscando conseguir una mayor sensación de amplitud. Pero existen soluciones alternativas para conseguir este efecto, más allá de la idea tradicional de cambiar la bañera por un plato de ducha.

1. Cisternas invisibles

En esta línea, las cisternas empotradas, ocultas en el interior de la pared, son una tendencia cada vez más en uso. No solo permiten crear ambientes más despejados, decorativos y fáciles de limpiar, sino que ofrecen ventajas añadidas como un uso silencioso, un considerable ahorro de agua o una gran facilidad de acceso a su interior, para realizar su mantenimiento, sin necesidad de utilizar herramientas.

2. Inodoros y muebles suspendidos

Igualmente, ya se encuentran en el mercado sanitarios y muebles suspendidos en la pared y con poca proyección, que dejan el suelo despejado y ayudan a ganar esos centímetros tan codiciados en los baños pequeños. Incluso existen sifones empotrados para los lavabos, que permitirán conseguir espacio extra bajo el lavabo. Estas soluciones, además de mejorar la estética del baño proporcionando una imagen más despejada y actual de la estancia, también facilitan la limpieza del suelo y la pared y garantizan estabilidad total, al soportar -en contra de lo que pueda pensarse- hasta 400 kilogramos de peso.

3. Sin renunciar al bidé

Asimismo, quien considere que por tener un espacio reducido debe olvidarse del bidé está muy equivocado, puesto que ya existen soluciones 2 en 1. Así, el inodoro bidé permitirá ganar espacio al eliminar un elemento, pero sin renunciar a la higiene íntima con agua. Un toque de sofisticación que además nos mantendrá a la última, pues hay modelos que permiten personalizar las opciones (intensidad o temperatura del agua, por ejemplo) a través de un práctico mando a distancia o incluso desde el smartphone.

4. Sin obstáculos a la vista

Del mismo modo, las duchas sin obstáculos y a ras de suelo, además de accesibles y cómodas, visualmente proporcionan una enorme sensación de amplitud porque permiten el diseño continuo del pavimento del suelo. Estas soluciones para ducha de obra se caracterizan por un diseño atractivo, una fácil limpieza y una técnica que aporta una gran capacidad y rapidez de desagüe.

No hace falta tener un baño enorme para conseguir un gran resultado. La clave está en soluciones prácticas que se adapten al milímetro a cada espacio.