Información sobre vivienda y economía

Por qué en casi todas las casas hay rodapiés

Su principal utilidad es proteger a las paredes de golpes o de la humedad

Gtres
Gtres
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Está tan extendido o casi como el gotelé: hoy te explicamos el por qué de este elemento y para qué sirve.

Los tienes en todas las habitaciones: habitualmente suelen ser del color de las puertas o del suelo, aunque puede ir en una tonalidad diferente. Nos referimos al rodapié, ese listón de madera, cerámica, porcelana u otros materiales, que se coloca a ras del suelo en la parte inferior de las paredes. Pero, ¿por qué hay rodapiés?, te preguntas. Su principal utilidad es proteger a las paredes de golpes o de la humedad (la que queda cuando friegas con la fregona, por ejemplo y que en caso de no existir iría directamente a la pared). También tiene una función decorativa y al mismo tiempo tapa los espacios que quedan entre suelo y pared. “El rodapié es una solución constructiva que surge por la necesidad de proteger la parte baja de las paredes de la suciedad”, confirma Guillermo Ortega, del estudio Doos Interiorismo.

Y añade: “Su uso es común en todo el mundo, ya que es una solución muy sencilla a diversos problemas constructivos”. ¿Qué problemas son esos? "La falta de alineación a 90º exactos de la pared con respecto al suelo, y pequeñas imperfecciones casi imperceptibles como ondulaciones, texturas, acabados… El rodapié tapa ese punto clave y contribuye a que veamos el acabado más alineado”, explica. Además, algunos tipos de rodapié sirven también para tapar el cableado. Aunque solemos verlos en madera, lo cierto es que los hay en otro tipo de material: “Hay incluso soluciones más decorativas con formas más curvas y otros más creativos, como integrar iluminación LED indirecta en ellos o incluso que sea al revés: remetido respecto a la pared”, aclara Ortega.

Lo que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un rodapié es lo siguiente:

  • La pared: dependiendo del color de la misma y de su textura, escogeremos un rodapié u otro, según si queremos que se mimetice con ella o que contraste.
  • El suelo: los suelos de madera se mueven con los cambios de temperatura por lo que el rodapié es altamente aconsejable para tapar el hueco que vamos a dejar entre suelo y pared.
  • Las puertas y la carpintería interior en general: lo aconsejable es que el rodapié sea el mismo que el marco de las puertas o que al menos, combine con los marcos y con las puertas de la casa. Lo mismo sucede con el resto de muebles de la vivienda: un rodapié muy oscuro y unos muebles muy claros pueden no ser del todo armoniosos.

Como en otras muchas cosas, hay muchos detractores del rodapié que buscan paredes sin este elemento. ¿Es posible una casa sin rodapiés? Sí, pero debes tener en cuenta que el material de las paredes debe ser entonces muy resistente (y además, debe ser un material que se manche poco) y el de los suelos, también.

Gtres
Gtres

Un consejo, si tienes posibilidad de elegirlos, prueba a ponerlos blancos, sobre todo si tus puertas también lo son, y verás cómo este pequeño cambio dará amplitud visual a los espacios. Y, como última curiosidad, al rodapié en Chile se lo conoce como guardapolvos.

Etiquetas: 
Rodapié