Información sobre vivienda y economía
¿Sabías que...? - <p>Más de una vez habrás pensado por qué algunas paredes tienen gotelé o por qué muchos toldos son de color verde. Si tienes un espíritu curioso, esta es tu sección. Porque en el sector inmobiliario hay muchos interrogantes y aquí iremos dando respuesta a esas dudas y preguntas de muchos lectores. Cada semana os iremos contando por qué nuestras casas son como son y no son como las de los anuncios de Ikea, por mucho que compres la estantería Billy.</p>

En qué consiste la técnica del esgrafiado en arquitectura

La verás tanto en exteriores como en interiores y tiene básicamente un objetivo ornamental.

Loopin Hostel / Martín Lejarraga
Loopin Hostel / Martín Lejarraga
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

El esgrafiado es una técnica ornamental que se utiliza para la decoración en el enlucido y revestimiento de muros, tanto en exterior como en el interior de edificios. El término, de origen italiano (sgraffiare), se utiliza tanto para referirse al trabajo artesano como al producto resultante.

Se realiza sobre una superficie a partir de dos capas o colores superpuestos que permiten revelar formas o dibujos al retirar la capa exterior. En los revestimientos de fachadas y decoración de algunos interiores se suelen utilizar plantillas con diferentes motivos. “Hace un par de años terminamos un hostel en Cartagena en el que utilizamos esta técnica en la fachada”, explica el arquitecto José M. Mateo, de Martín Lejarraga Oficina de Arquitectura. “Utilizamos el esgrafiado para estratificar el edificio utilizando diferentes motivos creados por el artista Angel Charris para cada uno de los niveles. De nuevo, volvemos a reinterpretar una técnica muy antigua para su utilización en nuestra obra. Hay ejemplos de uso del esgrafiado en la Alhambra de Granada, por ejemplo”, detalla el arquitecto.

Según la Wikipedia, este oficio tuvo su origen en el trabajo artesano de los alarifes mudéjares que dejaron testimonio de ello con muchos ejemplos en Andalucía, Aragón, Cataluña, Portugal, Levante…  En Segovia, por ejemplo, se revestían de esgrafiado las fachadas de casas de abolengo que no podían permitirse construir con sillar (por su alto coste). Otra técnica que se parece mucho a la del esgrafiado es la del yeso cortado, de hecho a veces pueden confundirse.

Se ha documentado la presencia de esta técnica en restos arqueológicos de distinta antigüedad, tanto en objetos de cerámica como en ilustraciones en oro en manuscritos. La técnica se puso de moda en la segunda mitad del siglo XIX, como decoración, como hemos dicho, de las casas de las familias adineradas. Hay que decir que la finalidad del esgrafiado no era únicamente embellecer las paredes, sino que también servía para corregir defectos de los muros o incluso se utilizaba con fines comerciales, para anunciar algún servicio.

¿Cómo se aplica? “Primero se aplica una primera capa de mortero (la parte blanca) sobre la cual se colocan las plantillas). A continuación, se aplica la nueva capa de mortero que se queda adherida a la parte del muro no cubierta por la pegatina. Finalmente, se termina el proceso retirando la pegatina dejando a la vista la primera capa de mortero”, explica el arquitecto.

Además, el esgrafiado puede tener distintos volúmenes, según las necesidades del proyecto: “Cuando se requiere que el esgrafiado tenga más volumen se utilizan planchas de poliespán como usamos en otro proyecto, el del Museo Regional de Arte Moderno de la Región de Murcia, MURAM. El proceso de aplicación es el mismo que en el caso anterior”, detalla el experto.