Información sobre vivienda y economía

El BCE revisa al alza el crecimiento, pero anticipa el fin de las compras de deuda

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Llegan las primeras señales de cambio en la política monetaria de la eurozona. A pesar de que en el Banco Central Europeo (BCE) ha dejado sin cambios las medidas extraordinarias para apuntar el crecimiento e impulsar la inflación, su discurso ha empezado a preparar al mercado para la retirada de las medidas extraordinarias.

Tras la reunión, el presidente del organismo obvió un mensaje que viene siendo habitual desde 2016 y que, para el mercado, supone el principio del fin del QE, el famoso programa de compra de deuda pública y privada por importe de 30.000 millones de euros mensuales, cuya fecha límite es septiembre.

Así, y a pesar de que el guardián del euro ha dejado los tipos de interés en el mínimo histórico del 0% y de que no ha tocado el importe del QE, los analistas tienen claro que estamos ante un cambio de rumbo.  

"Tras reiterar que su actual programa de compra de activos en los mercados secundarios se mantendría hasta su vencimiento en septiembre o “más allá” de ser necesario, el Consejo retiró de su comunicado su compromiso de incrementar el importe de estas compras de considerar que la marcha de la economía lo requeriría", recuerda Link Securities, que añade que "ese pequeño matiz propició una reacción inmediata en los mercados de bonos, con un repunte de sus rentabilidades, y una subida en las bolsas, mientras que el euro se fortaleció frente al dólar".

Para Renta 4, sin duda "estamos ante un paso más hacia la normalización monetaria", mientras que Bankinter destaca que "a pesar de que suprimió la disposición a incrementar el programa de compra de activos (APP), la digestión fue positiva: preparar al mercado para una estrategia de salida muy progresiva y hacer un guiño a los consejeros más 'hawkish' en una fase de expansión parece razonable".

¿Y qué puede pasar a partir de septiembre? Algunos analistas sostienen que en septiembre se acabará el programa de compra de deuda, mientras que otros apuestan por una reducción del importe mensual y por la retirada definitiva a finales de año. 

Más crecimiento económico e inflación por debajo del objetivo

Mario Draghi aprovechó para analizar las perspectivas económicas que maneja el BCE para la eurozona de cara a los próximos años. Y lo cierto es que estima una aceleración del crecimiento, respecto a lo que esperaba a cierre del año pasado. 

En concreto, la autoridad monetaria y bancaria más importante de la eurozona aseguró que las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del BCE para la zona del euro prevén que la tasa anual del PIB real se incremente un 2,4% en 2018, un 1,9% en 2019 y un 1,7% en 2020. En comparación con las proyecciones de diciembre de 2017, el PIB real se ha revisado al alza una décima para 2018 y se mantiene sin cambios para 2019 y 2020.

En el caso de la inflación, las nuevas previsiones se mantienen sin cambios para 2018 y 2020, aunque se reducen de cara al próximo ejercicio. Así, el BCE prevé que una inflación del 1,4% este año, del 1,4% en 2019 (frente al 1,5% anterior) y del 1,7% en 2020.