Información sobre vivienda y economía

El sector residencial alcanzará los niveles precovid-19 a finales de 2021, según los Apis

El sector inmobiliario vuelve a operar con cierta normalidad

Fuente: Unsplash
Fuente: Unsplash
Autor: Redacción

El sector inmobiliario, que ha vuelto a operar con cierta normalidad desde hace poco más de un mes, está experimentando una reactivación gradual a nivel de las operaciones, mientras toda la economía se vuelve a poner en pie. “Prevemos una evolución de la economía ajustado a un modelo de `U´ no muy acusada, por lo que podemos pronosticar una recuperación de los niveles pre-COVID19 en un 80-90% a finales de 2021”, explica Lola Alcover, secretaria del Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España.

En este sentido, y sobre las diferentes teorías sobre la recuperación, indica: “Se han escuchado desde las previsiones más optimistas que vaticinan una benévola crisis en `V´ de la que saldremos con la misma velocidad a la que hemos entrado, hasta las más aciagas que se decantan por un modelo en `L´ con una caída demoledora y una recuperación lenta y costosa, pasando también por aquellas que se sitúan en un punto intermedio y anuncian que el escenario que se dará será un patrón en `U´, en el que tardaremos un cierto tiempo, no corto pero tampoco excesivamente largo, en conseguir que despunte el crecimiento económico y volvernos a situar en cifras anteriores a la crisis producida”.

Alcover comenta que, tras sopesar los diferentes escenarios, y después de analizar los primeros movimientos contrastados en el sector, y que se apoyan en encuestas y sondeos efectuados entre los APIS, “somos razonablemente optimistas, y nos posibilitan albergar esperanzas de que el marco en el que finalmente nos movamos nos sitúen ante un modelo en `U´ bastante suave”.

Percepción positiva del mercado

En relación a las operaciones cerradas, desde COAPI se estima que “las señales que está dando el mercado son positivas y la situación actual es bastante mejor de lo que las graves circunstancias que hemos atravesado podían hacer prever; existiendo fluidez tanto en la oferta como en la demanda”, según la secretaria de la institución.

“Este escenario nos permite suponer que se va a producir una subida gradual y constante de la actividad inmobiliaria, que había quedado prácticamente paralizada, y que sería viable alcanzar un escenario suficientemente aceptable a finales de 2020, con una paulatina recuperación del sector en la que a lo largo de 2021 podremos alcanzar, por lo menos en un 80% o 90%; el ritmo del mercado inmobiliario anterior al covid-19”, explica Alcover.

En cuanto a los índices de precios que puedan darse, se estima que va a producirse un descenso en el precio de la vivienda que se mueva en una horquilla de entre el 10 al 15% como media, con posibilidad de que en algunas zonas más desfavorecidas el desplome alcance tramos del 20%, mientras que en otras más prósperas los recortes que puedan sufrir queden por debajo de ese 10%.

Cambio de tendencia en la demanda de viviendas

Pero el covid-19, en cuanto al sector inmobiliario se refiere, no sólo ha tenido secuelas en el tránsito de las operaciones realizadas o en el índice de los precios del mercado. Una de las consecuencias más destacadas que se está detectando de manera incuestionable, y que todos los sondeos ratifican, es la de que “se ha producido un importante incremento en el interés de los clientes hacia viviendas que ofrezcan espacios habitables al aire libre y superficies de recreo ajardinadas”, explica la secretaria del Consejo.

Así es que se ha detectado un cambio de tendencia en la demanda que ahora busca viviendas unifamiliares en parcela-jardín individual, así como inmuebles integrados en propiedad horizontal que posean áreas verdes para esparcimiento común. “En todo caso, y como denominador común de requisito mínimo imprescindible, se demanda, cuando menos, que la vivienda buscada disponga de terrazas o balcones. El acristalamiento de estas partes del inmueble, en otro tiempo tan de moda, se ha convertido ahora en un punto en contra a la hora de valorar la finca”, afirma Alcover.