Información sobre vivienda y economía

Las diferencias entre un buen y un mal depósito

no todos los depósitos son iguales
Autor: eva llorca - iahorro

Artículo escrito por Eva llorca, experta de iahorro.com

Hay muchos tipos de depósitos, tantos que a veces no elegimos el que más nos conviene y tiramos por la borda una buena oportunidad para potenciar nuestros ahorros

Elige sin prisas, utiliza un comparador de ofertas de depósitos y apuesta por aquél que te ofrezca una buena rentabilidad, pero también unas buenas condiciones en el resto de características. Piensa que muchas veces los productos bancarios muestran sólo al cliente una parte beneficiosa del producto, pero detrás esconden otros aspectos que no son tan rentables: falta de liquidez, gastos o comisiones. Aquí te damos algunas claves para elegir un buen depósito y un ejemplo práctico para que no cometas el error de quedarte con un producto poco rentable

¿Qué depósito bancario elijo?  

Imaginemos que tras muchos años de esfuerzo cuentas con 7.000 euros para invertir. Eliges la opción de un depósito bancario ya que prefieres que tus ahorros generen rentabilidad con seguridad sin estar a expensas de los movimientos del mercado. Es ahora cuando llega la duda más importante, ¿Qué depósito elegimos?

Después de mucho buscar, te encuentras con dos opciones de depósitos a un año, tiempo más que suficiente para rentabilizar con éxito tus ahorros:

El Depósito A (por ejemplo el Depósito Ahorro Flexible de Ibercaja) lo presentan como un producto muy atractivo: ofrece a los nuevos clientes un regalo de bienvenida valorado en 120 euros (una completa batería de cocina); lo “único” que nos piden es tener depositados los 7.000 euros un año en la entidad

El Depósito B (por ejemplo el Depósito Bienvenida de Oficinadirecta.com)  es una opción muy interesante: un tipo de interés al 4% y una liquidación de intereses mensual

El Depósito A genera una gran atracción para nuestro espíritu ahorrador, pero lo cierto es que resulta mucho más rentable para el bolsillo el B. ¿Quieres saber por qué?

1. El regalo de bienvenida está valorado en 120 euros, pero a los que hay que restarles los gastos de envío que debemos abonar. Además el rendimiento obtenido está reconocido como remuneración en especie y tendremos que pagar impuestos

2. Tener en un depósito a plazo fijo el dinero un largo año sólo nos supondrá una rentabilidad TAE del 1,75% (intereses que no cobramos, ya que son los que el valor del regalo suponen para nosotros)

3. Sin embargo, el Depósito B nos ofrece un 4% TAE de rentabilidad,  a un año. En dinero contante y sonante cada mes

Para elegir un buen depósito debemos actuar con sentido común, poniendo en una balanza aquellos puntos del producto que nos resultan verdaderamente rentables. Un depósito regalo o un depósito bonificado nos darán un beneficio mediocre, así como nos “atarán” a la entidad impidiendo mover nuestros ahorros con libertad hacia otras ofertas

No nos dejemos confundir, los depósitos regalo no regalan nada, el  “regalo” nos cuesta los intereses que no cobramos

Utiliza un comparador de depósitos para localizar los mejores productos bancarios, especifica al máximo tus necesidades y, una vez decidido el depósito, pregunta en la entidad cualquier aspecto que te cree dudas o sospechas

 

Iahorro.com, comparador de productos financieros