Información sobre vivienda y economía

Dos de cada cinco pensionistas se retiran antes de cumplir la edad legal de jubilación

Creative commons
Creative commons
Autor: Redacción

La edad real a la que se jubilan los pensionistas no siempre se ajusta al dictamen que introdujo la reforma de la Seguridad Social que entró en vigor hace tres años.

Sus principales objetivos eran, por un lado, moderar el ritmo de crecimiento del número de pensiones y, por otro, alargar la edad de retiro progresivamente hasta situarla en 67 años en 2028.

A pesar de que en 2015 el sistema registró 289.721 altas de pensiones por jubilación (la cifra más baja desde 2011), lo cierto es que el porcentaje de personas que ponen punto y final a su vida laboral antes de tiempo cada vez es más elevado.

Según los datos oficiales, durante el año pasado más de 126.000 de dichos nuevos pensionistas, el 44% del total, se retiró antes de cumplir la fecha legal en dicho ejercicio: 65 años y 4 meses. En cambio, en 2013 el porcentaje se situó en el 38% y escaló hasta el 41% durante 2014 para elevarse tres puntos más en 2015.

La consecuencia directa del aumento de dichas proporciones es que en los últimos dos ejercicios se ha reducido la edad real de retiro mientras que ha crecido la legal. En la primera mitad del año, por ejemplo, las altas de pensionistas se realizaron de media a los 64,09 años, frente a los 64,14 años de un año antes y a los 64,33 de 2013, que de momento sigue siendo la cifra más alta en la última década.

A cierre del año pasado, según el Ministerio, en diciembre había en nuestro país un total de 5,85 millones de pensiones por jubilación y cada uno de ellos cobra, de media, unos 1.029,53 euros mensuales, lo que está incrementando el gasto público para pagar sus nóminas.

Entre enero y noviembre, por ejemplo, el Estado destinó alrededor de 65.000 millones de euros al pago de las pensiones, un 4% más que un año antes, lo que ha obligado al Gobierno a ‘tirar’ de la hucha de las pensiones para poder afrontar los gastos.

Estas tendencias que empiezan a marcar la evolución de las jubilaciones en España (cada vez más pensionistas, que cobran más sueldo y se jubilan antes) son, precisamente, las que llevan a los expertos a poner en duda la sostenibilidad del sistema a largo plazo.

La propia Comisión Europea ya alertó la pasada primavera que el número de jubilados en la UE se duplicará en las próximas décadas y que en 2060 podría haber incluso un pensionista por cada dos trabajadores, frente a la proporción actual de 1-4.

El caso de España es aún más complicado a tenor de la pirámide poblacional: los españoles cada vez somos más mayores y los nacimientos no llegan a cubrir las defunciones. Según los cálculos de Bank of America-Merrill Lynch, seremos el segundo país del mundo con la mayor proporción de mayores de 65 años (el 35% de la población española total según el banco de invesión), solo por detrás de Japón (37%).