Información sobre vivienda y economía

España, cuarto país de Europa donde más han crecido las comisiones bancarias desde 2008

Autor: Redacción

La banca española ha visto en las comisiones una de las mejores fórmulas para aumentar sus ingresos durante los últimos años, mientras el saldo crediticio seguía reduciéndose y los tipos de interés entraban en mínimos históricos.

La estrategia, lejos de tocar fin, se está agravando e incluso ya es un denominador común en varios países europeos.

En el caso de la banca doméstica, los ingresos por comisiones se han situado en 2015 en 24.416 millones de euros según un estudio del organismo italiano Ufficio Studi CGIA, que se ha basado en los datos del Banco Central Europeo (BCE), frente a los 22.916 millones de euros que llegaron a captar en 2008.  

Así pues, los ingresos por comisiones (por ejemplo, por mantenimiento de una cuenta, por realizar transferencias, por ingresar dinero en las sucursales e por sacar efectivo de un cajero) han crecido en 1.500 millones de euros desde que estalló la crisis, lo que se traduce en un incremento del 6,5% en el periodo 2008-2015.

Se trata del cuarto repunte más destacado entre las grandes potencias europeas. La palma se la lleva la banca italiana, donde los ingresos por comisiones se han disparado un 20%, hasta quedarse en 26.795 millones de euros.

Reino Unido es el segundo país con el mayor repunte, del 11,5%, lo que ha elevado el montante de comisiones hasta los 56.300 millones de euros, frente a los 50.485 millones de 2008. Esto significa que la banca británica ingresa actualmente 5.815 millones más que antes de que estallara la crisis. Francia le sigue de cerca, con un alza del 11,1% en ese periodo y un volumen total de ingresos por comisiones de 49.145 millones de euros, esto es, 4.902 millones más que en 2008.

Sin embargo, no toda la banca europea está siguiendo esos mismos criterios. En el estudio aparecen varios ejemplos de países en los que los ingresos por comisiones bancarias han bajado. En Alemania, por ejemplo, se han reducido casi un 5% al pasar de 37.721 millones a 35.997, mientras que en Bélgica han retrocedido un 7%, tras bajar más de 440 millones (en 2015 los ingresos de la banca belga vía comisiones se quedaron en 5.865 millones).

En Austria la caída ha sido aún mayor, del 8,7%, hasta situar la cifra de ingresos por comisiones en 7.730 millones de euros (esto es, 739 millones menos que en 2008), aunque el caso más curioso se produce en Países Bajos, donde los ingresos por comisiones se han desplomado más de una cuarta parte. En 2015 la banca holandesa ingresó 7.878 millones por comisiones, un 27% menos que en 2008.