Información sobre vivienda y economía

Bankinter se asocia con una inmobiliaria portuguesa para lanzar una socimi dirigida a clientes VIP

Autor: Redacción

Bankinter ha puesto la primera piedra de la nueva oleada de socimis que está por venir: las que va a crear el propio sector financiero.

Como publicó idealista/news la pasada primavera, la banca está calentando motores para sumarse a la moda de los vehículos de inversión inmobiliaria con el fin de ofrecer a sus clientes más selectos una nueva alternativa para sacar partido a su patrimonio en un escenario de tipos en mínimos históricos.

Y la primera que va a dar un paso al frente es la entidad que lidera María Dolores Dancausa, que ha unido fuerzas con la inmobiliaria portuguesa Sonae Sierra para sacar al mercado una socimi con 400 millones de euros para invertir en activos ubicados por toda la Península Ibérica (un 65% de la cartera aproximadamente estará formada por activos españoles y el resto serán lusos).

Según publica el diario Expansión, la socimi promovida por Bankinter irá destinada a los clientes de banca privada de la entidad, buscará activos comerciales (locales, supermercados, parques comerciales…) y sucursales bancarias situados en buenas ubicaciones y con contratos a largo plazo.

El rotativo asegura que la mitad de los recursos de los que dispondrá la socimi procederán del patrimonio de los clientes de la entidad naranja (la inversión mínima será de 250.000 euros por persona), mientras que la otra mitad llegará vía financiación.

Según la base del acuerdo, Sonae Sierra será la encargada de buscar y gestionar los activos que adquiera la socimi y, además, tendrá una participación minoritaria en la sociedad, al igual que Bankinter.

Entre los potenciales inquilinos de los activos se encuentran algunos de los principales gigantes de la distribución del mercado, como Mercadona, Dia, Caarefour, Leroy Merlin o Decathlon. De momento, la socimi no dispone de ningún activo en cartera, aunque está analizando una decena de operaciones.

La socimi, que podría estrenarse en bolsa en el primer trimestre de 2017, espera lograr una rentabilidad bruta de hasta el 6,5% en los dos primeros años, por encima de las que ofrecen los grandes referentes del sector (Merlin, Axiare y Realia ofrecen menos de un 5%) y tiene intención de repartir un jugoso dividendo.

La puesta en marcha de este vehículo está avanzada, aunque su llegada llegará con fecha de caducidad: la entidad prevé un plazo de desinversión de siete años que podrían prolongarse hasta una década si las condiciones del mercado no son propicias para vender los activos.