Información sobre vivienda y economía

Casi un millón de trabajadores en España está buscando un nuevo empleo

Autor: Redacción

Con un mercado laboral que empieza a dar síntomas inequívocos de mejora, cada vez son más los empleados que confiesan estar en búsqueda activa de un nuevo puesto de trabajo, ya sea sea porque quieren cambiar el que tienen o porque necesitan compatibilizarlo con otro.

El último estudio de la consultora de Recursos Humanos Randstad calcula que actualmente hay casi 900.000 ocupados que quieren cambiar de trabajo, una cifra que representa el 16,4% del total de demandantes de empleo. Se trata de la proporción más elevada desde 2011 y del primer incremento desde 2007.

Dicho ejercicio fue el que registró mayor volumen de demandantes de empleo ocupados, ya que uno de cada cinco profesionales que buscaba trabajo estaba ocupado en aquel momento (20,5%). A partir de 2007, se registraron siete años consecutivos de descensos en esta tasa, hasta marcar en 2014 el mínimo en el 15,6%, pero 2015 ha sido el primer año en el que se ha incrementado el volumen de demandantes de empleo ocupados.

“La recuperación de puestos de trabajo y el aumento de oportunidades laborales ha influido de manera directa en las expectativas de los empleados, que prevén mayores facilidades a la hora de encontrar un nuevo trabajo. Una tendencia que se acentúa todavía más cuando observamos la evolución según el nivel formativo de los profesionales. Y es que cuanto más elevada sea su formación académica, más rastrean el mercado laboral en busca de nuevas oportunidades”, explica la consultora.

Andalucía copa el 28% de los casos

El informe de Randstad también analiza cuáles son las comunidades autónomas donde más empleados están buscando una nueva oportunidad laboral. Y, curiosamente, no están al frente de la tabla ni Madrid, ni Cataluña: Andalucía es, de largo, la región donde un mayor número de personas que, trabajando, están buscando otro empleo.

Y es que en la comunidad andaluza hay casi 252.000 ocupados que buscan otro puesto, una cifra que supera con creces a la de la capital (donde se contabilizan menos de 77.000 casos) o Cataluña (no llega ni a 80.000). Es más, la cifra de Andalucía supera incluso a la suma de las dos siguientes autonomías: Comunidad Valenciana (112.110) y País Vasco (95.042). Un dato que se suma a unas perspectivas del mercado laboral andaluz muy poco halagüeñas. Según calcula la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), la tasa de paro en la región seguirá superando el 30% el año que viene.

Un escalón por detrás de estas tres autonomías (que juntas suman 458.877 casos; esto es, el 51,1% del total) se encuentran Cataluña, Madrid, Murcia (casi 36.928), Extremadura (35.418), Galicia (32.260), Islas Canarias (32.180), Castilla-La Mancha (31.303) y Castilla y León (30.830). Por debajo de 30.000 se encuentra Aragón (27.131), mientras que alrededor de 15.000 destacan Asturias y Baleares. En Navarra hay unos 11.500 demandantes, mientras que Cantabria y La Rioja registran menos de 10.000 casos.

Ahora bien, si en vez de mirar el volumen total de ocupados que demandan un nuevo puesto de trabajo nos fijamos en cuánto representa dicha cantidad sobre el número total de demandantes descubrimos un ranking completamente diferente.

“En este sentido, País Vasco es la región con un porcentaje más elevado de trabajadores que buscan un empleo aunque están actualmente trabajando, ya que éstos representan el 34,8%. A continuación se sitúan las comunidades de Aragón, Murcia, Baleares y Navarra, todas ellas con una tasa por encima del 20%, frente al 16,4% de la media nacional, mientras que Madrid y Cataluña se sitúan por debajo del promedio (se quedan alrededor del 13). En la parte inferior de este ranking se encuentran Canarias, Galicia y Castilla-La Mancha, con ratios por debajo del 12%”, concluye la consultora.