Información sobre vivienda y economía

Un huerto solar en un campo de golf abandonado en Japón

Autor: Redacción

Pese a que el gobierno de Japón acaba de reabrir una central nuclear cuatro años después del desastre de Fukushima, el país del sol naciente sigue apostando por las energías renovables. La compañía Kyocera y sus socios se han unido para construir una planta solar de 92Mw de potencia, una de las más grandes del país, en un antiguo campo del golf en desuso.

Con un presupuesto de 290 millones de dólares, unos 252 millones de euros, se instalarán más de 340.700 módulo solares sobre un terreno de 200 hectáreas. El antiguo campo de golf se encuentra cerca de la ciudad de Kanoya, en la prefectura de Kagoshima al sur del país y podrá dar energía a unas 30.500 viviendas, según estimaciones de la compañía. Se pretende que comience a ser operativa entre 2017 y 2018.

Pero esta no es la única instalación sobre unos antiguos campos de golf. Kyocera también ultima la construcción de otra planta solar en la prefectura de Kyoto con 23Mw de potencia. También está montando placas solares que flotan en el agua.

Japón sufrió uno de los peores accidentes nucleares de la historia en 2011 tras el terremoto y posterior tsunami que arrasó la costa este del país y dañó seriamente la central nuclear de Fukushima. Tras ello, el Gobierno nipón decidió revisar su política energética y las condiciones de seguridad de las 48 centrales nucleares repartidas por el país, por lo que decidió parar todos los reactores, en decisión sin precedentes.

El objetivo del país es reducir su dependencia de la energía nuclear y estimula la creación de fuentes de energía renovable. Para 2030 quiere duplicar la energía limpia que utiliza y reducir las nucleares entre el 22% y el 24% del total de consumo energético.