Información sobre vivienda y economía

Guía rápida para entender Madrid Nuevo Norte, la nueva Operación Chamartín de la capital

Fuente: Ministerio de Fomento
Fuente: Ministerio de Fomento

El Ayuntamiento de la capital, el Ministerio de Fomento y la promotora Distrito Castellana Norte al fin han llegado a un acuerdo para desatascar el mayor proyecto urbanístico que se está gestando en Europa y que llevaba más de 20 años esperando luz verde. El nuevo proyecto reduce un 20% el espacio edificable previsto inicialmente, aunque amplía las zonas verdes, comerciales y de ocio. Contempla la construcción de 11.000 viviendas, un 38% menos de lo proyectado en un principio, y de uno de los centros de negocios más modernos del mundo. Estos son los detalles sobre la nueva versión de la famosa Operación Chamartín:

1. El proyecto de los mil nombres

Este proyecto urbanístico ha tenido varios nombres a lo largo de estos años: Operación Chamartín, Distrito Castellana Norte, Madrid Puerta Norte y ahora Madrid Nuevo Norte. Éste último es el nombre con el que arrancará el proyecto si no hay cambios de última hora.  

2. En qué consiste

Se trata de un proyecto para impulsar el desarrollo de la zona norte de la capital que contempla una edificabilidad de 2,68 millones de m2 en la que se mezclarán diferentes usos: oficinas, residencial y también espacios de ocio, cultura y comercioEntre todos habrá un equilibrio, según han recalcado los agentes. La edificabilidad total supone una reducción del 20,5% respecto a la que estaba prevista inicialmente, que contemplaba 3,37 millones de m2. 

3. Cómo se articula el proyecto

Según han explicado en un acto conjunto el Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Fomento y la promotora Distrito Castellana Norte (DCN), el proyecto se dividirá en varias partes: al área de oficinas se destinarán aproximadamente 1,58 millones de m2, mientras que 1,1 millones de m2 serán para viviendas. Otros 150.000 m2 se usarán sobre la estación de Chamartín.

4. Qué se hará en cada espacio

El proyecto contempla cinco espacios de actuación: la estación de Chamartín y el Centro de negocios (ambos en la zona sur de la M-30) y Fuencarral-Malmea, Fuencarral-Tres olivos y Fuencarral-Las Tablas (en la zona norte).

En el caso residencial, que se centra principalmente en la zona norte de la M-30, el proyecto contempla la construcción de 11.000 viviendas, lo que supone un tijeretazo de un 38% respecto a las previsiones que incluía el anterior plan (DCN proyectaba unas 17.700). De las casas que finalmente se levantarán, el 20% serán de VPO.

Además, el acuerdo establece unas cesiones en suelo residencial al Ayuntamiento que le permitirán añadir a esas 2.200 viviendas protegidas otras 1.900 calificadas como libres. En total, el municipio ganará 4.100 casas para desarrollar políticas públicas de vivienda.

En el caso del espacio financiero (que cuenta con 1,2 millones de m2 y se ubica en la zona sur), se contempla la creación de un centro de negocios moderno e innovador capaz de atraer y retener a empresas internacionales. El foco no solo está en las europeas y las que busquen nuevos mercados para irse de Reino Unido por el Brexit, sino que también quiere captar empresas latinoamericanas, del norte de África y Oriente Medio. El distrito de negocios tendrá como pieza angular a la estación de Chamartín, que vivirá una transformación. 

Los diferentes espacios estarán integrados por zonas verdes y también contarán con espacios de ocio, comercio, cultura y deporte. Además, se mejorará la red de transporte público para garantizar una movilidad sostenible en la zona. El proyecto albergará las sedes de Adif, Renfe y la Empresa Municipal de Transportes (EMT). Esta última ocupará unos 50.000 m2 de, previsiblemente, las zonas de Tres Olivos o Las Tablas (esto es, al norte de la M-30).

La estación de Chamartín, por su parte, vivirá una transformación por fases. Se modernizarán las instalaciones y se ampliarán los espacios (por ejemplo, se añadirán 10 vías para que cuente con 31, de las que 18 serán de alta velocidad y media y larga distancia). Así, en el futuro contará con una superficie repartida a partes iguales entre vías, zonas comerciales y oficinas. Según Fomento, será la mejor estación de España.

5. Cuánto dinero se invertirá

A pesar de que todavía desconoce la inversión exacta que requerirá este proyecto, Fomento y DCN aseguran que los cambios no alterarán de forma sustancial la cifra que se manejaba hasta ahora: unos 6.000 millones de euros. De dicha cifra, el Ministerio liderado por Íñigo de la Serna contempla una inversión de unos 1.245 millones de euros, mientras que DCN se encargará de financiar obras en el Canal de Isabel II o Metro, necesarias para llevar a cabo el proyecto. El Consistorio, por su parte, mantiene su compromiso de asumir la remodelación de los nudos norte de la M-30 y Fuencarral. 

6. Qué gana Madrid con ello

Según Miguel Hernández, director de negocio de DCN, este proyecto dotará a Madrid de un distrito de negocios compacto y moderno (actualmente las oficinas están dispersas por diferentes puntos de la capital y muchas no cumplen la calidad que exigen inquilinos como las grandes multinacionales) y se trata de una oportunidad de oro tanto para la ciudad como para la región, y sobre todo para las siguientes generaciones. 

Para Antonio Béjar, presidente de DCN, "se trata de un proyecto transformador para Madrid y sus ciudadanos", quien también insiste en que Madrid Nuevo Norte tendrá una ubicación privilegiada y muy competitiva si se compara con otros grandes centros de negocios internacionales. "Estará ubicado junto a una estación con conexión de alta velocidad a toda España y a pocos minutos del aeropuerto. Hemos analizado muchos distritos de negocios y ninguno tiene la conectividad que tendrá este", ha añadido.

7. Cuándo se aprobará

El plan ya cuenta con el beneplácito de todas las partes implicadas, pero tiene que su aprobación definitiva aún está en el aire. Para ello es necesario que se modifique el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en el Ayuntamiento liderado por Manuela Carmena.

Según reza el documento oficial, "está previsto iniciar la tramitación administrativa del plan a principios de 2018 y la aprobación definitiva en el último trimestre de dicho ejercicio. Previamente a la aprobación inicial y simultáneamente a la concreción de la misma, se desarrollará un proceso específico de participación con las asociaciones ciudadanas articulado por el Ayuntamiento de Madrid". 

En este sentido, la alcaldesa de la capital se ha comprometido a hacer lo imposible para acelerar los trámites urbanísticos, para lo que ha pedido públicamente la ayuda de la oposición (PP, PSOE y Ciudadanos). 

Una vez que hayan concluido los trámites, las obras comenzarán de manera inmediata (previsiblemente  a principios de 2019) y las primeras serán las de la estación de Chamartín, el corazón del proyecto. "Cuando se modifique el PGOU habrá un concurso de ideas para empezar a trabajar", ha añadido el ministro. 

8. Por qué ha tardado tanto en salir adelante

El punto de desencuentro más reciente (la última mesa de negociación ha estado trabajando más de un año) ha sido la diferente visión de los agentes sobre el espacio que debían tener el proyecto y sus usos. 

Y es que el proyecto inicial de DCN incluía la la construcción de cerca de 17.700 viviendas, con casi un millón de m2 de oficinas, nuevas estaciones de Cercanías y Metro y otros 550.000 m2 más de zonas verdes. En cambio, el plan municipal reducía las viviendas a 4.600 unidades y rebajaba la superficie total del proyecto a la mitad. Al final, Madrid Nuevo Norte se quedará a medio camino tras contar con el beneplácito de todas las partes, que no han dejado de insistir en que la clave de este megaproyecto está en el equilibrio social, económico y técnico, y que cuando termine será un referente urbanístico a nivel internacional.