Información sobre vivienda y economía

La "supermanzana" de Barcelona se expande y pasará nueva prueba en el barrio de Sant Antoni

Ajuntament de Barcelona
Ajuntament de Barcelona

El proyecto de las 'superilles' ('supermanzanas' en catalán) fue uno de los retos que trajo la legislatura de la alcaldesa Ada Colau a Barcelona: hacer las calles más para los viandantes que para los coches. Tras su prueba piloto en el barrio de El Poblenou (distrito Sant Martí), ahora la iniciativa se lleva a Sant Antoni (L'Eixample). Coincidirá con la fase final de las obras del mercat de Sant Antoni, para marzo 2018, y ocupará 26.000 m2 de espacio público.

Si una manzana es la isla de casas cuadradas que define el Ensanche de Ildefons Cerdà, la 'supermanzana' es ese grupo de islas pacificadas donde el protagonista es el peatón o el ciclista por delante del coche o la moto. El año pasado, en septiembre 2016, implantaron la prueba piloto de una propuesta arriesgada en una ciudad con tanta dependencia del vehículo como Barcelona.

Por eso, en una zona poco transitada que ocupaba 9 manzanas, entre las calles Badajoz, Pallars, Llacuna y Tánger de Barcelona. Obligaba a circular, como máximo a 10 km/hora y solo aquellos que fuera estrictamente su paso motorizado por esas calles. 

Ajuntament de Barcelona
Ajuntament de Barcelona

Ahora, un año más tarde, y tras la evaluación vecinal de la primera prueba, el Ayuntamiento ha decidido trasladar la primera fase al barrio de Sant Antoni (L'Eixample izquierdo). Las obras para dicha transformación empezarán este noviembre para que esté en marcha el próximo marzo. Para esta primera etapa, el Consistorio prevé desembolsar 3,8 millones de euros.

Han aprovechado el fin de la remodelación del histórico Mercat de Sant Antoni, unos 11.500 m2 nuevos de superficie comercial, y una zona que estaba pasando por una gentrificación para implantar "un modelo de ciudad más sostenible", según declaraciones del Consistorio.

El barrio escogido es uno de los menos 'verdes' de la ciudad. No alcanza el metro cuadrado de zona verde por habitante. A eso se suma el elevado número de accidentalidad y emisiones de Co2. "El objetivo es ganar calle para las personas", explican desde el Ayuntamiento. 

La segunda y última fase para este barrio se espera que se inicie en agosto de 2018 y destinarán 3,2 millones de euros.

El Ayuntamiento avanzó que el futuro barrio que pasará por dicha transformación será Horta (distrito Horta-Guinardó) que, en principio, se llevará en la zona del paseo de la Vall d'Hebron hasta avenida de l'Estatut de Cataluña y de calle Tajo hasta paseo Fabra i Puig.