Información sobre vivienda y economía

Las promotoras ponen sus barbas a remojar tras ver los números de martinsa fadesa

Autor: Redacción

El valor de los activos inmobiliario (nav) de una compañía inmobiliaria es un dato tremendamente importante, ya que en función de su valor se sabe no sólo el patrimonio inmobiliario de la compañía, sino que tiene asociadas muchas otras consecuencias. Por ejemplo, como en el caso de una familia, dependiendo de cuánto valgan sus activos, el banco le concede más o menos crédito o le tiene que llegar a embargar si no cumple unos criterios de solvencia previamente pactados

Dependiendo de las empresas, suelen revisar el dato de forma semestral o anual, siendo esta última la norma más seguidas. Hace pocos días martinsa fadesa revisó su nav a fecha de 30 de junio (cierre del primer semestre) y el resultado fue una caída del 24% o 2.245 millones de euros. Si esta bajada en el valor de los activos es sólo de un semestre, se puede concluir que es sólo un aperitivo de lo que las compañías inmobiliarias pueden encontrarse cuando las tasadoras (cb richard ellis, knight frank...) realicen las actualizaciones a finales de 2008 sobre el ejercicio completo en empresas que no hayan actualizado a mitad de ejercicio sus números

Pese a que las cifras de martinsa fadesa de finales de 2007 pudieran estar infladas y en gran parte basadas en suelos y obras en curso (dos activos que han sufrido las mayores pérdidas en estos meses, las caídas de valoración a las que se enfrentarán las empresas del sector pueden ser considerables y las consecuencias sobre créditos y estados patrimoniales muy sensibles, ya que además lo más grueso de la crisis ha venido en el segundo semestre

Las compañías que hayan comprado suelo en los últimos años, podrían tener situación patrimonial negativa y ser el primer paso para su posterior liquidación. Para el resto vendrá por el lado de la financiación que en su día recibieron de manos de los bancos en base a activos que ahora no valen lo que entonces y podrían tener problemas, lo mismo que los bancos, que han dado dinero por inmuebles que ya no valen lo que antaño y podrían ser los primeros interesados en que el precio de la vivienda toque suelo y empiece a subir