Información sobre vivienda y economía

El gobierno protege al banco malo de la quiebra de las inmobiliarias

Autor: Redacción

El banco malo vuelve a ser la excepción a la norma. Ésta vez en el caso de la ley concursal, ya que el gobierno ha incluido una disposición en el texto que regula el arbitraje de las preferentes que permitirá que los créditos transmitidos a la sareb "no sean calificados como subordinados en el marco de un eventual concurso del deudor, aun cuando la sareb sea accionista de la sociedad deudora". Los créditos subordinados son los más difíciles de cobrar en un proceso concursal. Según esta ley, un crédito pasa a catalogarse como subordinado por distintos razones, entre ellas la “condición personal de sus titulares”

En este sentido, la normativa establece que la subordinación de la deuda por motivo de las relaciones personales con el concursado no sólo se basa “en las de parentesco o de convivencia de hecho, sino que, en caso de persona jurídica, se extiende a los socios con responsabilidad por las deudas sociales o con una participación significativa en el capital social, así como a los administradores de derecho o de hecho, a los liquidadores y a las sociedades del mismo grupo”. La ley fija que esa participación significativa es cuando controla más del 5% en el caso de que la compañía cotice en bolsa y del 10% si no lo hace. La clasificación también afecta a quienes fueron acreedores de la sociedad dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso

Los titulares de los créditos subordinados carecen de derecho de voto en la junta de acreedores y, en caso de liquidación, no podrán ser pagados hasta que hayan quedado íntegramente satisfechos los ordinarios. Tras este cambio normativo se supone que los préstamos de la sareb será considerados como ordinarios y por tanto, estará detrás de hacienda y la seguridad (que son considerados acreedores privilegiados)  en la lista de cobro

Este gesto del gobierno hacia el banco malo se produce después de la quiebra de reyal urbis y de renta corporación, dos inmobiliarias cotizadas con las que sareb mantiene préstamos. Por ejemplo, sareb es el mayor acreedor de la quebrada renta corporación con un préstamo de 50 millones de euros. También lo es de realia, quien tiene hasta el día de hoy como fecha límite para aprobar su refinanciación, con un préstamo de 500 millones que anteriormente pertenecía a bankia y de metrovacesa, con 318 millones