Información sobre vivienda y economía

Merlin pondrá en marcha tres almacenes de última milla en Madrid y en Barcelona

Unsplash
Unsplash

La última milla es el nuevo deseo del negocio logístico. La socimi Merlin Properties ha sumado una nueva línea de negocio a su pata logística y pondrá en marcha tres almacenes urbanos en Madrid y Barcelona, tal y como ha explicado Ismael Clemente en el marco de la feria logística SIL Barcelona en el recinto de Montjuïc de Fira Barcelona.

Clemente ha explicado cuáles han sido los motivos que les han llevado a apostar por este tipo de almacenes. “Nuestros clientes aseguran que hay una saturación en las grandes ciudades, una contaminación excesiva, accesos restringidos, mucho tráfico y horas de espera parados en carretera, un gran coste de distribución y, lo más importante para ellos, un consumidor descontento”, asegura el consejero delegado del grupo inmobiliario.

Para poner solución a este problema, Merlin ha optado por “dar una segunda vida” a partes de sus activos que pueden resultar más estratégicos para sus clientes logísticos. Así, las empresa logísticas aprovecharán espacios ‘pop up’ como aparcamientos de centros comerciales y oficinas en horas nocturnas fuera del horario laboral.

Clemente ha dicho que se les ocurrió usar parkings como espacios logísticos en las horas 'down time', y ha anunciado un programa piloto entre septiembre y octubre que empezará por Las Tablas de Madrid. Entre finales de año y principios de 2020, este programa se expandirá al corredor de la A4 y a Barcelona, en concreto a la Torre Glòries, que cuenta con un muelle de carga, desde donde también pueden salir coches eléctricos a repartir paquetes.

Clemente ha vaticinado que "las regulaciones de tráfico no van a ser para siempre", y pronto cambiarán, de modo que será muy importante haber señalizado y bloqueado los mejores puntos de cada ciudad para hacer las entregas.

Ha destacado que la última milla es una tendencia global, y que trabajan con los ayuntamientos de Madrid y Barcelona en el desarrollo de ideas innovadoras, y ha concretado que en el caso de Barcelona, "Creemos que se debe invertir tiempo y dinero, pero aún no tenemos claro cuál será el retorno", ha dicho Clemente, situando estos proyectos en fase incipiente.

Entre los operadores que ya han firmado un acuerdo con Merlin para este tipo de almacenes en Madrid y Barcelona se encuentran la empresa de paquetería y mensajería GLS y FM Logistics. Merlin también trabaja en una "petición concreta" recibida para desarrollar este modelo en Galicia.

¿Cómo funciona?

Ismael Clemente ha explicado que el 95% de los parkings de sus activos de oficina se quedan libres por la noche, y en el caso de los centros comerciales casi un 100%. “Para llevar a cabo este proyecto se sacrifican unas seis plazas de párking, donde se monta una jaula donde, durante la noche, las empresas logísticas descargan su paquetería, se ordena y se almacena”.

Una vez acaba la restricción de vehículos de combustión (que aunque no sea una norma presente en todas las ciudades de España, lo estará a medio plazo) los vehículos eléctricos, o mensajeros en bici, tienen este almacén como centro de operaciones y van repartiendo sus paquetes por toda la ciudad”.

“Un repartidor de Amazon puede ir unas seis veces al día al mismo edificio de oficinas en Madrid o Barcelona –explica el directivo- y este mensajero tiene que salir de la ciudad y volver a entrar cada vez que tiene que ir a por nuevos paquetes: con los almacenes logísticos, sus paquetes están dentro de la ciudad”.

En cuanto a la inversión del proyecto, al ser una prueba piloto, la socimi invertirá unos 150.000 euros por cada almacén. “No es tanto la inversión como la idea. Existe un margen de maniobra para crear cosas nuevas, pero tenemos a pensar que en España no somos capaces de innovar en el negocio de la logística y estamos muy equivocados”, ha concluido el directivo.