Información sobre vivienda y economía

El hotel Puerta de América (Madrid) está en el mercado por 60 millones de euros

Hotel Puerta de América./ Luis García (Zaqarbal). / Wikimedia commons
Hotel Puerta de América./ Luis García (Zaqarbal). / Wikimedia commons
Autor: Redacción

Bank of America Corporation estudia vender el hotel Puerta de América localizado en Madrid por unos 60 millones de euros. El dueño del activo plantea establecer un proceso reglado para desinvertir en este emblemático inmueble de la capital, después de haberlo comprado hace ahora tres años por 16,3 millones, según informa El Economista.

En los aledaños de la entrada -por carretera- norte de la capital se erige un edificio que enseguida logra captar la atención de todos. Se trata del hotel Puerta de América y acaba de colgar el cartel de ‘se vende’. El complejo cuenta con 315 habitaciones y antes de ser transaccionado a Bank of America fue el activo más importante de la firma española Urvasco. Esta sociedad se deshizo de él en marzo de 2017 por 16,3 millones de euros y ahora los nuevos dueños pretenden sacar cerca de cuatro veces más de beneficio.

Esta operación planeada por Bank of América ya la realizó con otro inmueble adquirido a Urvasco anteriormente. Se trata del antiguo hotel Silken Diagonal (Barcelona) que el grupo americano compró a la compañía de origen vasco en 2015 para después venderlo un año más tarde y obtener así unas plusvalías de 50 millones de euros.

Sin embargo, el caso del hotel Puerta de América es distinto, porque el activo necesitaba una serie de reformas para ser más eficiente desde el punto de vista operativo antes de poder venderlo. En estos trabajos para mejorar el coste de operación ha jugado un gran papel Valnest Hospitality, que se ha encargado de la gestión de este apartado durante los últimos años.

Ahora, tras realizar estas modificaciones Bank of America ha comenzado a estudiar el mercado para pulsar el apetito inversor. El problema es que se ha encontrado -como todos los agentes del sector- con un escenario de incertidumbre generado por el coronavirus. Además, el hotel cuenta con otro inconveniente burocrático que podría torpedear la desinversión. El complejo se levanta sobre un solar propiedad de la Fundación Apóstol Santiago -es decir, se trata de una concesión- y es algo que podría espantar a los inversores.