Información sobre vivienda y economía

La ‘bella durmiente’ inmobiliaria: un castillo de fantasía abandonado en Francia

El castillo abandonado en la localidad francesa de Les Trois-Moutiers
Autor: Redacción

Cada día que pasa, el Chateau de la Mothe-Chandeniers ahonda aún más en su propia ruina: las piedras se desprenden por culpa de las enredaderas y lo que queda del techo se hunde un poquito más. La naturaleza está ganando la batalla a esta ‘bella durmiente’ inmobiliaria que descansa en medio de un bosque cercano a la localidad francesa de Les Trois-Moutiers. Desde que un fuego lo arrasó en 1932, todos los intentos por salvar este castillo han fracasado.

Originalmente, el ‘chateau’ fue construido en el siglo XIII como fortaleza de la familia Bauçay, aliados del rey. Durante la Edad Media fue conquistado dos veces por los ingleses, que lo devolvieron para que viviese su época dorada como uno de los castillos más famosos del país hasta que fue saqueado durante la Revolución Francesa.

Paso de mano en mano hasta que en 1932 el Barón Lejeune Edgar se hizo con él. Una de sus primeras órdenes fue que se instalase una calefacción central para combatir el frío del invierno. Aquello fue el principio del fin del Chateau de la Mothe-Chandeniers. Un escape en el sistema produjo un incendio que arrasó el edificio y todo cuanto había en él: desde los incunables de su biblioteca a muebles centenarios, pasando por los tapices reales de sus muros.

Moneda de cambio habitual en la región, en 1981 un antiguo profesor de matemáticas, Marc Demeyer, se lo compró a una familia de granjeros locales con la intención de rehabilitarlo y recuperar su grandeza. Sin embargo, de lo primero que se enteró es que el castillo había sido desposeído de los terrenos circundantes, vendidos por la banca al mejor postor.

Sin manera de hacerlo productivo más allá del turismo, Demeyer ha intentado por todos los medios recaudar el dinero suficiente para la reforma. En 2013, confesó que se rendía. Fue entonces cuando surgieron varios grupos, que a través de redes sociales y el ‘crowdfunding’ están tratando de acercar a este castillo de fantasía a su salvación y despertarlo de un profundo sueño que dura más de 80 años.