Información sobre vivienda y economía

Oslo prohibirá los coches en 2019: ¿Cómo luchan las capitales europeas contra la contaminación?

Bike sharing en Oslo
Autor: Gorka Ramos (colaborador de idealista news)

Si las promesas de los políticos se cumplen, Oslo vivirá sin coches a partir de 2019. La ciudad europea considera esta medida dentro de su plan para recortar las emisiones que producen las grandes capitales. La propuesta ha sorprendido por su inmediatez ya que otras urbes han venido recortando los derechos de los coches de forma progresiva en los últimos años.

Pero algo dice que si alguien puede conseguir cumplir el plan son los noruegos. El nuevo ayuntamiento (de izquierdas) que se impuso en la ciudad en las elecciones del 14 de septiembre pretende reducir las emisiones de la ciudad un 50% en 2020 en comparación con los niveles de 1990.

El tráfico de la ciudad de Oslo

Las estimaciones dicen que la prohibición permanente afectaría a 350.000 conductores en la capital nórdica, en cuyo centro viven 1.000 personas y trabajan más de 90.000.

De momento, la autoridad local no ha dado muchos detalles de cómo alcanzará la meta, aunque sí han propuesto fuertes inversiones en transporte público y la construcción de otros 56 kilómetros de carriles bici. Por su parte, los empresarios noruegos han advertido que 11 de los 57 centros comerciales de Oslo se encuentran en las zonas que prohibirán la circulación de coches.

Por su parte, Madrid ya ha activado el protocolo de episodios de alta contaminación dos veces desde su entrada en vigor en marzo. De momento el plan de choque de la capital española es menos drástico que el de Oslo y hasta la fecha ha consistido en limitar a la velocidad a 70 kilómetros/hora y prohibir aparcar en el centro.

Una imagen de la capital Noruega

Sin embargo, algo dice que el siguiente episodio está al caer y entonces el 50% de los coches no podrán cruzar la M-30. Desde el Ayuntamiento están aprobando una normativa que acelerará las alertas ambientales. Además, este mismo año se puso en marcha el servicio BiciMad para fomentar el uso de la bicicleta

Pero estas dos capitales no son las únicas en Europa que están actuando sobre la libre circulación de coches en el centro de las ciudades. París quiere prohibir los coches diésel a partir de 2020 o la circulación de cualquiera en 4 distritos y Milán ya anima a los conductores para que dejen el automóvil en casa mediante una compensación con billetes de transporte público.

Y por supuesto está Copenhague que cuenta con zonas de preferencia peatonal desde los años sesenta y aumentando desde entonces las prohibiciones en barrios de la capital danesa.