Información sobre vivienda y economía

‘Fordlandia’, el pueblo abandonado por el magnate Henry Ford oculto en el Amazonas

Alex Fisberg/Tom Flanagan
Alex Fisberg/Tom Flanagan
Autor: Redacción

Lo que comenzó como un sueño para muchos de los empleados de Ford en la Amazonia brasileña, acabó como un fracaso del proyecto para cultivar caucho en los años 30. La fábrica y el pueblo ‘made in America’ levantado para los 10.000 trabajadores quedó abandonado y ahora está ocupado por apenas 2.000 personas sin hogar en medio de casas sin luz, ni agua.

En los años 30, la producción de caucho para las ruedas de los automóviles era un auténtico dilema para la creciente industria del automóvil en EEUU, donde el mercado crecía más y más bajo el poderío del magnate Henry Ford. El caucho aún no era sintético y había que cultivar la planta para luego transformarla en el neumático. Para ello, decidió lanzar una expedición al Amazonas para cultivar allí la base de la cubierta de la rueda.

La compañía Ford llegó a un acuerdo con el Gobierno brasileño para cultivar caucho en el Amazonas. Más de 5.000 personas, entre ingenieros y sus familias, se trasladaron hasta Brasil para levantar un pueblo en medio del mayor bosque del mundo para cultivar el tan necesitado caucho. A ellos se unieron otros 5.000 trabajadores brasileños junto a sus familias. Este nuevo pueblo en medio del Amazonas fue bautizado como Fordlandia, al más puro estilo americano.

Pese a todo este esfuerzo, el proyecto fracasó estrepitosamente: el caucho no crecía bien en las tierras tropicales del Amazonas, y los estadounidenses caían enfermos por las fiebres provocadas por el agua o los mosquitos de la zona.

A esto se añadió las protestas de los trabajadores locales por las condiciones de trabajo, que produjeron más de una huelga y protestas.

La aventura de Ford en el Amazonas duró seis años, entre 1928 y 1934, cuando finalmente decidió abandonar el proyecto. La salida de los ciudadanos estadounidenses ha quedado prácticamente como una espantada. Aún muchos hogares se mantienen prácticamente iguales que hace 90 años.

Tras la Segunda Guerra Mundial, compañía Ford devolvió la titularidad de los terrenos al Gobierno brasileño por unos 208 millones de dólares, actuales, una cifra prácticamente irrisoria, dado el vasto terreno que la compañía de coches compró en el periodo de entreguerras.

Los terrenos están ahora ocupados por personas sin hogar, y muchas de las casas, la fábrica y hasta el hospital fueron saqueados. Actualmente viven 2.00 personas en las ruinas de Fordlandia.