Información sobre vivienda y economía

Estrecha por fuera, amplia por dentro: así es el espectacular interior de lujo de esta casa victoriana

Selencky Parsons
Selencky Parsons
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Si tuviéramos que destacar una etapa de la historia del Reino Unido de sobre la que se ha hablado, escrito y realizado películas, esta es, sin duda, la época victoriana. Una era que duró muchas décadas, desde 1830 hasta 1901, y en la que se vivieron grandes acontecimientos históricos, desde la consolidación británica como potencia industrial, hasta la increíble expansión de su imperio. 

Y uno de los elementos clave de esta época, al que debe su nombre, fue la continuidad de la corona sobre una misma cabeza: la de la reina Victoria.

Todas las artes vivieron una época de esplendor. También la arquitectura. Y, como es lógico, a lo largo de las siete décadas diferentes estilos convivieron, aunque muchos de ellos tenían en común una voluntad de recuperar estilos anteriores, pero adaptados a la nueva época imperial e industrial, como el neoclásico y el neogótico. Fruto de ellos, hoy podemos disfrutar en la capital británica de edificios tan icónicos como el Palacio de Westminster, sede el Parlamento del Reino Unido.

Pero más allá de estas grandes estructuras arquitectónicas, a la arquitectura victoriana también debemos la típica imagen de casas familiares de ladrillos. Un tipo de vivienda que surgió en las afueras como consecuencia del importante incremento demográfico que las urbes vivieron en aquella época, y que se ha convertido en una de las imágenes más comunes de las ciudades británicas.

Al igual que en aquella época, grandes arquitectos trataron de recuperar estilos antiguos, hoy existen estudios de arquitectura que pretenden recuperar el sabor victoriano de las viviendas típicas de aquella época, pero, de nuevo, adaptándolas a las necesidades actuales.

Es lo que ha hecho el estudio de arquitectura Selencky Parsons, que ha incorporado los muelles de ladrillo de una antigua casa de autocares victoriana en la fachada de esta delgada casa en New Cross, Londres.

Tan delgada es esta vivienda, que se encuentra en un antiguo patio de una casa victoriana de tan solo 3,5 metros de ancho. Sin embargo, las apariencias engañan, y tras escueta fachada se esconde una vivienda amplia con todas las comodidades. El proyecto ha recibido el nombre de The Coach House por el lugar para estacionar carruajes que en otros tiempos ocuparon ese sitio.

The Coach House es un esbelto edificio de tres pisos que se abre hacia la parte trasera y se abre a una sala de estar en forma de ‘L’ que da a un jardín. Tres bandas horizontales recubiertas de microcemento sobresalen de la fachada frontal. Estas proyecciones en ángulo forman un dosel sobre la entrada y median el paso adelante entre los dos edificios a cada lado. El pavimento de piedra en esta área de entrada hace referencia al piso de ladrillo de la antigua casa del entrenador, lo que permitió que los carros fueran conducidos al edificio.

En su interior, lo primero que vemos es un vestíbulo de entrada y un largo pasaje con marco de ladrillo con vistas al jardín en la parte trasera. El pasaje pasa un cuarto de servicio y despensa a cada lado de una escalera central situada en un pozo de luz para ayudar a iluminar el plano profundo.

The Coach House tiene un área de cocina y comedor de planta abierta en un área más amplia en la parte posterior. Un espacio habitable se encuentra más abajo, ligeramente hundido para crear un área distinta que rodea una chimenea. Este paso hacia abajo también permitió la creación de una ventana delgada arriba que atrae la luz entre las áreas de estar y comedor. El acristalamiento de altura completa con puertas correderas abre las áreas de comedor y sala de estar a una terraza exterior pavimentada. Los pasos conducen a un jardín, que termina en otra área de descanso cubierta por un enrejado de madera. Las habitaciones ocupan los pisos primero y segundo del volumen delgado. Se sientan a ambos lados de la escalera, aprovechando las vistas a la calle o al jardín detrás.