Información sobre vivienda y economía

La paralización de la construcción en Nueva York aumenta el riesgo de deuda de la industria

El Estado de Nueva York ha decreado el confinamiento para luchar con el coronavirus

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La paralización de toda la actividad no esencial en las grandes economías del mundo está suponiendo un serio problema para la actividad de miles de empresas, con despidos totales o parciales de empleados, la incapacidad de pagos a proveedores, o las consiguientes deudas que están adquiriendo con los bancos al no poder hacer frente a los préstamos. Un gran ejemplo es el sector de la construcción en Nueva York (EEUU).

Este sector en la ciudad más poblada de la mayor economía del mundo mueve unos 66.000 millones de dólares, unos 60.000 millones de euros al cambio actual. Y en estos momentos está sufriendo las mayores cifras de contagiados y fallecidos por la pandemia del coronavirus en EEUU. Para conseguir frenarlo, las autoridades estatales y nacionales han decretado el confinamiento y la paralización de todas las actividades no esenciales, entre ellas la construcción.

Justo al cierre de la actividad decretada hasta finales del mes de abril se encontraban en marcha más de 450 obras de construcción, entre las que se encuentran importantes proyectos como la macroperación de Hudson Square, los apartamentos de lujo en Billionaires 'Row o la transformación del área alrededor de Grand Central Terminal.

Los plazos de finalización de estas edificaciones están sufriendo serios retrasos, lo que está suponiendo también aplazamientos en los pagos a proveedores y contratistas. Pero también los bancos prestamistas temen atrasos en el pago de los préstamos pendientes por parte de las empresas promotoras.

Wells Fargo y Deutsche Bank, Bank of New York Mellon Corp., JPMorgan Chase & Co. y Bank OZK fueron los cinco principales bancos que ofrecieron más préstamos para la construcción en la ciudad de Nueva York en los últimos dos años, según Real Capital Analytics Inc. Los dos primeros cuentan con hasta 8.000 millones de dólares, 7.300 millones de euros al cambio actual, en deudas pendientes de la construcción en NY. Wells Fargo ya está en conversaciones con sus clientes para concretar la situación de sus deudores.

Las dudas aumentan sobre el futuro del sector, en el que los proyectos en construcción pierdan financiación o que a la hora de buscar nuevos préstamos lo hagan en peores condiciones. Pero también están en peligro las obras en fase de proyecto, que están buscando financiación para empezar a trabajar, y puede que no lo consigan.

El negocio está congelado

La recuperación de la actividad está en aire, y no solo dependerá de la vuelta a la actividad. La producción de cemento y hormigón, y otros productos de la construcción, están también paralizados o almacenados. Todo esto unido a una mano de obra que se mantiene confinada en casa, y con millones de trabajadores esperando una prestación por desempleo.

“Esta crisis es particularmente complicada debido a la incertidumbre sobre cuánto durará y cómo reaccionará la economía”, afirmó Linda Foggie, ejecutiva de la consultora Turner & Townsend. "La parte más difícil es que esto no es como un huracán, donde sabes cuándo empieza y cuando acaba y tienes la certidumbre de que puedes comenzar a planificar", dijo. "Esto afecta a todos en toda la amplitud de la economía".