Información sobre vivienda y economía

Un espectacular desarrollo de lujo en la costa mexicana inspirado en la obra de Frank Lloyd Wright

Zozaya Arquitectos
Zozaya Arquitectos
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

A mediados del siglo XX, el famoso arquitecto Frank Lloyd Wright acuñó la expresión "arquitectura orgánica" para describir su particular enfoque de la arquitectura. Esta forma de entender la arquitectura es una filosofía que promueve la armonía entre la habitación humana y el mundo natural. Para lograrlo, se utilizan enfoques de diseño que buscan ser comprensivos y estar bien integrados con un espacio, de modo que los edificios, el mobiliario y los alrededores se conviertan en parte de una composición unificada e interrelacionada. Junto con otros estilos, como el racionalismo, este estilo fue uno de los más importantes del siglo XX.

Hoy, muchos nuevos arquitectos han apostado por retomar los principios arquitectónicos que inspiraron a Wright, y apuestan por incluirlos en sus proyectos. El estudio de arquitectura mexicano Zozaya Arquitectos es uno de los que ha trabajado en esta línea, como se puede observar en su trabajo Punta Majahua.

Se trata de un desarrollo de lujo frente a la playa encuentra su base en una hectárea de tierra peninsular, en una zona remota, cerca una pequeña localidad de solo 500 habitantes. Desde el punto de vista de un turista, o del nómada digital en constante migración que busca destinos de trabajo remotos, este es un lugar tan atractivo como acogedor.

En el plan maestro, el complejo cuenta con 6 edificios de tres pisos cada uno, y de cinco a ocho residencias para un total de 39 unidades con diferentes niveles de lujo e instalaciones para los ocupantes. Junto con las villas individuales totalmente equipadas, las comodidades comunes en los terrenos incluyen un área de garaje cubierto, cancha de paddle, una piscina familiar con un carril de entrenamiento semi olímpico, una oficina administrativa, un gimnasio, área de personal y servicio y huertos para los residentes. A nivel del suelo, las residencias se abren a jardines semiprivados con salidas exclusivas a la playa.

Cada uno de ellos cuenta con 7.773 m2 y fueron diseñadas para aprovechar la ubicación y la morfología geográfica del terreno, en este sentido, los arquitectos hicieron de su máxima prioridad construir en la mejor ubicación imaginable para estas residencias, ubicándose lo más cerca posible del océano.

Cada uno de los edificios tiene muros de mampostería curvos distintivos, que toman sus formas de los alrededores costeros de Troncones. Cada bloque se construyó con gruesos muros de mampostería que ayudan con la ganancia de calor debido a su espesor. Como resultado, las villas pueden beneficiarse de espectaculares vistas al mar y privacidad entre unidades y orientación al norte, lo que es ideal junto a la playa para reducir el consumo de energía y mantener las unidades lo suficientemente refrigeradas.

En la planta baja, todas las residencias cuentan con jardines semiprivados con salidas exclusivas a la playa, y las unidades superiores se distinguen por su vista al mar y la Sierra Madre en la fachada trasera.

Para los materiales, los arquitectos eligieron materiales locales, los materiales que se utilizan normalmente en el estilo costero tradicional de Zihuantanejo, como muros de mampostería, bambú, ramas secas de palma para los miradores y palapas, piedras de río para la ornamentación de alfombras y rodapiés en el interior, pisos de mármol abujardado, madera de parota y carpintería de bambú.

Para reducir la demanda de agua del desarrollo, Punta Majahua tiene su propia planta de tratamiento de aguas residuales. Las aguas grises producidas por los residentes se utilizan para regar las plantas que crecen en el sitio, que fueron elegidas por su capacidad para sobrevivir en el clima local.