Información sobre vivienda y economía

Italia, el primer país de Occidente que obligará a los trabajadores a vacunarse

Mario Draghi, presidente del Consejo de Ministros de Italia / Gtres
Mario Draghi, presidente del Consejo de Ministros de Italia / Gtres
Autor: Redacción

El Gobierno italiano ha impuesto el certificado verde contra el covid-19 a todos los trabajadores, como una medida para obligar a los empleados reticentes a acreditar que están inmunizados vía vacuna o someterse a una prueba diagnóstica cada dos días. No obstante, esta última opción no es viable para el día a día de un profesional, con lo que las imposiciones del Gobierno son más bien una fórmula técnica destinada a convencer a la población de vacunarse y terminar definitivamente con las resistencias. El incumplimiento conllevará multar y suspensión de empleo y sueldo.

Este certificado, que ya era obligatorio para sanitarios y profesores, será obligatorio a partir del 15 de octubre para todos los trabajadores, es decir, para un total de 23 millones de personas, entre las que hay autónomos, trabajadores por cuenta ajena, o que hacen servicios a domicilio (fontaneros, empleados de la limpieza, etc.). Sólo están excluidos de este certificado los autónomos que trabajan desde sus casas.

Cómo funcionará este certificado

El trabajador que no cuente con este salvoconducto no podrá ir a trabajar y tendrá un plazo de cinco días para presentarlo. En caso de no hacerlo, se le suspenderá de sueldo y podrá ser multado con hasta 1.000 euros. Las empresas serán las encargadas de llevar un control sobre sus trabajadores y en caso de no hacerlo, también serán sometidas a multas.

Se trata de una medida que algunos países como EEUU han llevado a cabo, pero no hasta el extremo de Italia. En Estados Unidos el Gobierno ha impuesto la obligación de vacunarse a 100 millones de trabajadores que trabajan en plantillas superiores a 100 personas y a trabajadores federales.

El certificado covid o pase verde ya funciona en Italia y es necesario para comer en el interior de los restaurantes, para entrar en teatros, museos, cines y gimnasios o viajar en trenes de larga distancia.