Información sobre vivienda y economía

Hoteles de lujo de Madrid vs Barcelona

Autor: fernando-figari - jll

Artículo escrito por Fernando figari, consultor de hotels & hospitality group de jones lang lasalle

Existe un primer mensaje: los hoteles de lujo en Madrid y Barcelona han obtenido resultados mucho mejores que el mercado hotelero general, tanto en el periodo de crisis (2008-2009) como en el lento pero constante periodo de recuperación (2010-2012). El segmento de lujo ha sabido adaptarse más rápido a los cambios macroeconómicos, manteniéndose a flote en los momentos en los que las cosas han ido mal y aprovechando el tirón cuando hubo vestigios de que las cosas irían mejor

Pero es necesario entender que existe una gran diferencia entre Madrid y Barcelona en cuanto al sector hotelero se refiere. Y nos planteamos una pregunta: ¿Por qué Barcelona está como está?

     Por la oferta hotelera: en la última década, la oferta de habitaciones en la ciudad condal se ha visto incrementada, pero ésta ha sido superada por el crecimiento del turismo receptor y la consecuente crecida de la demanda por camas

     Por los productos nuevos: los hoteleros han visto que la clientela es día a día más exigente, y los estándares de confort se han vuelto más inflexibles. De los 6 hoteles que hemos analizado, 5 de ellos han sido inaugurados o renovados después de 2009 (W y el Madarin Oriental abrieron sus puertas en 2010 y El Palace, Majestic y Claris fueron reformados recientemente)

     Por las marcas internacionales: en los últimos años, el abanico de marcas que se han plantado en las calles de la ciudad sigue creciendo, con marcas como W y Mandarin Oriental, llegando al punto en el que actualmente el 40% de los hoteles están gestionados por marcas internacionales mientras que en 2007 esta cifra solo llegaba al 25%

    Por los turistas internacionales: la ciudad es tan atractiva fuera de nuestras fronteras que el 80% de los turistas que visitan Barcelona anualmente son internacionales, y éstos han generado una imagen de calidad que continúa potenciando el crecimiento y la mejora del mercado.

A esto, también deberíamos sumarle el hecho de que todo este trabajo que comenzó en las Olimpiadas de Barcelona está ahora recogiendo sus frutos, convirtiendo a Barcelona en el único mercado Urbano que está creciendo en estos momentos

Ahora que hemos entendido los motivos que han colaborado con el crecimiento de Barcelona, nos toca pasar a la segunda pregunta: ¿Qué ha pasado con Madrid?

    Ha caído del segmento Corporate: la capital siempre ha tenido mucha dependencia del segmento de negocios, que es el sector que más ha sufrido en este tiempo de crisis mundial. A este dato se le suma el hecho de que la demanda está menos diversificada, ya que sólo el 45% de los turistas son internacionales

   

      Falta producto nuevo:  a diferencia de Barcelona, a Madrid le faltan más hoteles nuevos y reformados. Asimismo, las grandes marcas internacionales todavía no han tenido la oportunidad de plantar su bandera en la ciudad

      Insuficiente reorientación al segmento ocio: a día de hoy, a pesar de los grandes esfuerzos, Madrid no ha sabido posicionarse como un destino de fin de semana y placer para clientes internacionales

       Tarifas 4* a la baja: en los últimos años la baja de los precios parece haber sido la opción recurrente de los hoteleros para sostener esta inestable situación

Aunque uno pueda llegar a pensar que la cosa en Madrid no está bien, hay que ver el vaso medio lleno. Antes de que pase la tormenta, un inversor listo sabrá ver el potencial que tiene la capital y podrá recoger frutos de su perspicacia. Es verdad que Madrid no ha sabido explotar su imagen en el exterior como sí lo ha hecho Barcelona, pero ahora tiene un perfecto ejemplo del que aprender. Esto, sumado al tema de Eurovegas, de los Juegos Olímpicos en 2020 y de la entrada del gigante Four Seasons como producto nuevo de lujo, ayudarán a Madrid a potenciar su imagen, refrescar el mercado y a construir una visión a medio-largo plazo aún más positiva

 

Visita la web de jones lang lasalle