Información sobre vivienda y economía

La primera gran obra de Gaudí abre sus puertas en menos de dos meses

Casa Vicens - Morabanc
Casa Vicens - Morabanc
Autor: Redacción

El primer encargo que recibió el arquitecto Antoni Gaudí recién graduado fue diseñar la residencia veraniega del corredor de seguros Manuel Vicens i Montaner, en 1978. El resutado fue una exquisita villa mezcla de influencias oriental, mudéjar y nazarí. Fue la primera obra del genio del Modernismo catalán. Durante 130 años ha sido un tesoro de propiedad privada, pero en 2014 la adquirió el banco andorrano Morabanc. Después de dos años de rehabilitación, a partir de octubre será posible visitarla.

No sabemos cuánto le debe Barcelona a Gaudí, pero su fama y reputación internacional, en parte, es por la obra que dejó desperdigada por las calles de la Ciudad Condal. La Sagrada Familia, Park Güell, las casas del ostentoso Paseo de Gracia, como La Pedrera o Casa Batlló... Todas ellas baten récord de visitantes año tras año. Pero no todas las obras de Gaudí son visitables y parece que, si no, la fama no les precede. 

Casa Vicens - Morabanc
Casa Vicens - Morabanc

Originalmente, la obra de Gaudí no se hizo como parque temático, como parece haberse convertido a día de hoy, sino que eran todos encargos privados y, en su mayoría, residenciales. El mejor ejemplo de ello es Casa Vicens, la primera obra que diseñó el famoso arquitecto. Tenía 26 años y aún ignoraba el legado arquitectónico que dejaría en herencia a la ciudad.  De cualquier forma, puso en ella toda su creatividad, ingenio y perfeccionismo.

La casa se construyó entre 1878 y 1888, en unos terrenos adosados a un convento. Entonces era la villa de Gracia, un pueblo limítrofe con Barcelona. El espacio le permitía disponer de un amplio y frondoso jardín, algo que obsesionaba al arquitecto: adaptar el lenguaje de la naturaleza a la vida privada en la urbe. La casa se ideó con líneas rectas, pero entrelazaba su gusto por estilos arquitectónicos orientales con los revestimientos de baldosines y los vidriados. 

Casa Vicens - Morabanc
Casa Vicens - Morabanc

Los primeros dueños disfrutaron de la casa como residencia veraniega y de descanso hasta 1899, cuando el señor Vicens murió y su viuda, Dolors Giralt, la puso en venta. La familia Jover la compró y le dio una ligera renovación, a manos del arquitecto Joan Baptista Serra Martínez. Toda el árbol genealógico de los Jover fue heredando esta casa que en 2007 su última línea sucesoria, los Herrero Jover, la pusieron en venta por 35 millones de euros. El banco andorrano pagó por ella una cantidad desconocida pero inferior a la anunciada. 

Desde entonces se inició una remodelación, con  la intención de abrirla al público. Los actuales dueños quieren evitar las masificaciones que caracterizan las otras obras de Gaudí y limitarán las visitas a grupos de 25 personas cada media hora, lo que no superaría las 500 personas al día y se traduce en unas 150.000 personas al año.

El señor Vicens murió sin saber que dio la primera oportunidad a Gaudí de poder demostrar su talento y convertir su residencia veraniega en un museo del Modernismo en el siglo XXI.

Casa Vicens - Morabanc
Casa Vicens - Morabanc