Información sobre vivienda y economía

Toys “R” Us negocia nuevos contratos de alquiler con sus caseros para ajustar gastos

Busca salir de los número rojos

Tienda de Toys “R” Us. / Toys “R” Us
Tienda de Toys “R” Us. / Toys “R” Us
Autor: Redacción

La tienda de juguetes busca estabilizar sus pérdidas y salir así de los números rojos el próximo ejercicio. Su objetivo es aumentar las ventas, pero también ajustar sus gastos. Por este motivo, Toys “R” Us ha decidido renegociar los contratos de alquiler de 37 de sus 62 tiendas con sus caseros en España y Portugal.

Dentro de este plan estratégico ya existen algunos acuerdos que han sido revisados. Este es el caso de la tienda que la juguetera tiene en el centro comercial Parque Corredor. “Aquí se han cambiado los términos del contrato entre ambas partes”, reconoce Pablo Sousa, CEO de Toys “R” Us.

La compañía cuenta con 52 establecimientos en España y 10 en Portugal. Una gran parte de esta red se encuentra localizada en centros comerciales y 25 tiendas son en propiedad. Todos ellos son de gestión propia, ya que Toys “R” Us no se plantea en el corto plazo apostar por la franquicia, según publica Voz Pópuli.

Con respecto al formato de las tiendas, la juguetera pretende seguir apostando por locales de gran formativo, con una superficie media de 1.600 m2. Aunque también busca reforzar las tiendas de proximidad que ocupen entre 600 y 1.000 m2 de extensión. En este segundo grupo en el que se encuentra la tienda urbana de la calle Alcalá en Madrid que, según explica Paulo Sousa, será la que marque el ritmo de la apuesta de la compañía por los establecimientos en el centro de las ciudades. 

"De momento, esta tienda no va al ritmo que queremos y hemos lanzado una estrategia de descuento para atraer al cliente", asegura el consejero delegado de la compañía. Sí está más contento con el nuevo formato que ha puesto en marcha Toys en Vitoria y Murcia. Un tipo de tienda experiencial en el que los juegos, los espacios temáticos y la experiencia de compra ocupan gran parte de la superficie. 

Todos estos cambios buscan cambiar la dinámica de la empresa. La juguetera terminó el pasado ejercicio con unas pérdidas de nueve millones de euros, este lo cerrará en el umbral de rentabilidad o 'break even' y la siguiente espera encontrar los números negros. Estos son los objetivos que pretende realizar el fondo portugués Green Swan, un grupo que adquirió el 60% de la empresa el verano pasado, en plena crisis de la popular cadena juguetera.

Una transacción que logró rescatar a la juguetera en la Península Ibérica. Peor suerte corrieron las 182 tiendas que cerraron en Estados Unidos. Ahora, Green Swan pretende encontrar ritmos de crecimiento que le permitan recortar distancias con los líderes del sector juguetero en España, El Corte Inglés y Juguettos.