Información sobre vivienda y economía

Los 5 errores más comunes al vender una casa

Autor: @dmontero

Que el mercado inmobiliario esté en crisis no quiere decir que sea imposible vender una casa, piso o chalet. Hay errores que se repiten una y otra vez y que si los conoces pueden ahorrarte mucho trabajo y dinero. A continuación te los enumeramos:

1. Poner un precio muy elevado

El mayor error es que la gente está pidiendo demasiado por su vivienda. En un mercado a la baja como el actual conviene ser realista y conservador y poner un precio adecuado cuanto antes. No tiene sentido elevarlo demasiado pensando en que ya tendré tiempo de rebajarlo ya que al haber muchas viviendas a la venta similares, te autoexcluyes del radar de posibles compradores que hará la primera selección simplemente por el precio de venta

Saber qué precio poner a tu casa no es fácil, ya que quedan lejos los días en los que bastaba con valorarla al mismo nivel que vendió tu vecino hace seis meses. Por ello, tendrás que olvidarte de las compraventas de hace seis meses o un año y mirar el precio de los pisos que están actualmente en venta en portales de Internet o visitando inmobiliarias. Además, si ves que una vivienda tarda en venderse es que claramente su precio está por encima de lo que los compradores están buscando, así que deberás poner un precio más bajo si quieres despertar el interés de los compradores

2. Rechazar la primera oferta

Demasiados vendedores rechazan su primera oferta, aunque sea cercana al precio que piden. Esperar a que llegue una oferta elevada no funciona casi nunca y más en un momento como el actual, en el que el acceso al crédito ha disminuído, la concesión de hipotecas es más dificil y los potenciales compradores tienen menos poder adquisitivo

Normalmente, la primera oferta por una casa es a menudo la mejor, aunque sea inferior al precio, ya que suele llegar de compradores a los que realmente les gusta la casa o han estado esperando a que se ponga en venta, por lo que suelen realizar una oferta competitiva tan pronto como sale la vivienda al mercado

En un mercado a la baja, esperar y aguantar no suele ser una buena opción y muchas veces desemboca en que el tiempo pasa sin vender la casa y finalmente hay que reducir el precio

3. No prestar atención a todas las ofertas

¿Qué pasa si recibes una oferta que es demasiado baja? pues que no se debe rechazar nada rotundamente, sino que se debe estudiar si es negociable. No se puede menospreciar a alguien por ello, ya que el mercado es de todos y todo el mundo tiene derecho de testarlo. Además, si te llega una oferta puedes sacarle partido ya que puedes advertir a las agencias inmobiliarias donde tengas anunciado el piso que tienes un interesado por tu vivienda, invitándoles a presentar una oferta competiva de forma rápida si tenían alguien interesado por tu casa

No te enojes si una oferta no satisface tus pretensiones, al menos te sirve para ir marcando un precio-suelo y para saber cómo está el mercado en tu zona (es decir, si hay mayoría de compradores jóvenes, personas con recursos o cazadores de gangas)

4. Pagar por redecorar la casa

En un mercado bajista es muy importante destacarse por encima del resto de viviendas a la venta, pero a no ser que tratemos de vender una mansión, no es necesario pagar a un profesional para redecorar o organizar tu casa. Por poco dinero y sin ayuda se puede poner en condiciones una vivienda, como por ejemplo pintando las paredes, deshacerse de todas las cosas viejas, ordenar la casa y dejar la casa sin un exceso de muebles que ayuden a ver la casa más amplia. Por supuesto, siempre hay que tener las instalaciones (agua, luz, gas...) en perfecto estado de revista

5. Escoger al comprador incorrecto

Ahora más que nunca, hay que seleccionar cuidadosamente a los compradores. No todo el mundo tiene acceso a una hipoteca y podemos descartar una oferta con futuro a cambio de otra más elevada que morirá en el banco porque no le conceden la hipoteca o porque no tiene ahorros iniciales. Es fundamental exigir cierta seguridad y celeridad al comprador para cerrar la operación y no quitar el cartel de se vende o cerrar la puerta a nuevas visitas hasta que no se tenga seguridad de que la operación se errará en el notario

Hay que huir de los compradores que quieran introducir claúsulas de que la operación no se cerrará hasta que vender su propia casa o que podrán echarse atrás sin penalización si el banco no les concede la hipoteca. Educadamente, hay que invitar a cualquier comprador a que antes de cerrar el acuerdo visite a su banco para que le diga qué financiación está dispuesto a darle, ya que lo contrario puede causar decepciones a ambas partes