Información sobre vivienda y economía

Los 3 principales frenos a las subastas de pisos

fianza, plazo y difusión, frenos por los que no se subastan las viviendas
Autor: Redacción

Fianza elevada, plazos cortos y difusión escasa. Esos serían los principales frenos por los que las subastas judiciales de pisos no gozan de la fluidez necesaria para atraer al público particular pese a que actualmente se producen infinidad de subastas, que en muchos casos quedan desiertas. En esas situaciones, el banco puede quedarse con la vivienda por un 60% del valor de la tasación a efectos de subasta y provoca que el embargado siga debiendo dinero al banco

La situación actual en España es clara. El paro y la economía ha disparado los embargos de viviendas a cerca de 300.000 viviendas de particulares en total. Es un caladero de viviendas donde muchos podrían "pescar" y que además aminoraría el dolor de los embargados porque podrían conseguirse en algunos casos precios mejores que a los que finalmente se los quedan los bancos, pero su estructura lo hacen poco atractivo para la demanda

Las subastas tradicionalmente están rodeadas de miedo por parte del comprador, ya que durante mucho tiempo fueron coto exclusivo de subasteros organizados. El Gobierno quiere que los ciudadanos participen activamente en las subastas judiciales de los inmuebles embargados por bancos y cajas y por ello ha anunciado la puesta en marcha de un nuevo Portal de Subastas Judiciales Electrónicas, que permitirá el seguimiento y la participación de todos los ciudadanos a través de Internet

Sin embargo, según los expertos consultados por elconfidencial.com tiene varios frenos:

Fianza: debe depositarse alrededor del 20% del valor del inmueble (aunque puede ser más por los costes añadidos), algo que sólo permite participar a los ciudadanos más líquidos y solventes, reduciendo sensiblemente la demanda. Este porcentaje se ha reducido desde el 30%, pero los expertos señalan que podría bajarse más aún

Plazo para el pago total: actualmente el posible interesado además tiene que pagar el precio total en los 20 días siguientes a la adjudicación. Esto deja poco tiempo para buscar financiación, menos incluso que el plazo normal para buscar una hipoteca

Difusión de las subastas: la ausencia de ciudadanos en las subastas judiciales parte de la base de la falta de difusión de las mismas. Antes se publicaban en el boe, pero ya ni eso, por lo que el que quiera enterarse debe acercarse a los tablones de anuncios de los diferentes juzgados para informarse, algo incomprensible en el actual mundo de internet. Además, obtener toda la información del inmueble tampoco suele ser fácil

Esto provoca que en más del 90% de los casos, las subastas acaban sin nadie que puje, por lo que el banco se puede quedar el inmueble por un 50% del valor de tasación. Esto provoca además que el embargado siga debiendo una elevada cantidad al banco