Información sobre vivienda y economía

Batiburrillo legal: los diferentes tipos de contratos de alquiler que aún conviven en España

cuándo se firmó el contrato de alquiler determina los derechos de inquilino y propietario

Artículo escrito por Pedro Hernández, abogado y ex secretario de la cámara de la propiedad urbana

No se trata de examinar las múltiples y diferentes cláusulas que los abogados podemos introducir en los contratos de arrendamiento, sino de algo mas radical e injusto: el diferente trato legal que en situaciones iguales reciben casero e inquilino atendiendo únicamente a la fecha en que fue firmado el contrato

Aunque la ley de arrendamientos urbanos establece que, a efectos de su normativa,  solo existen dos tipos de arriendos, el de vivienda y ‘todos los demás’ la realidad es que en el momento actual subsisten en  España bastantes más tipologías con derechos y deberes distintos conforme a la ley que los regula

En un breve resumen podemos considerar principalmente los arrendamientos de:

• vivienda de la lau1994: contratos firmados a partir de 1 de enero de 1995. Su principal característica es la duración de cinco años a voluntad del inquilino, que puede ser aumentada a ocho. Derecho irrenunciable

• vivienda del rdl 6/2012: procedente de viviendas entregadas al acreedor hipotecario en dación de pago. De reciente creación. Se reduce a dos años la duración sin derecho a prórroga. El alquiler está fijado legalmente

• no vivienda de la lau1994: ahí se engloba todo tipo de supuestos como por ejemplo local, almacén, vacaciones, etc cuyo arriendo haya sido acordado a partir de 1 de enero de 1995. Puede pactarse todo su clausulado con amplia libertad

• vivienda o local del decreto boyer: arrendamientos concertados entre 9 de mayo de 1985 y 1 de enero de 1995, en ellos es fundamental examinar la cláusula que determina su duración, de ella dependerá que se encuentren finiquitados o gocen de duración ilimitada en el tiempo

• local de la lau1964: contratos concertados antes de 9 de mayo de 1985 también llamados de ‘renta antigua’. Su duración está determinada: a) arrendatario persona física: terminará a su jubilación, salvo que continúe su cónyuge b) persona jurídica: finalizan el 1 de enero de 2015

• vivienda de la lau 1964: contratos concertados antes de 9 de mayo de 1985 también llamados de ‘renta antigua’. Su duración es hasta el fallecimiento del inquilino y su cónyuge, se admite una subrogación a favor de hijos convivientes por dos años más, salvo que sean discapacitados de más del 65%

Como se ve el abanico de posibilidades es amplio y el trato bien distinto hasta considerarse discriminatorio si se analiza pensando en personas en idénticas circunstancias. Personas con los mismos ingresos y cargas familiares, viviendas y/o locales análogos, etc  que sufren  una ley que les impone  obligaciones o disfrutan de derechos absolutamente desiguales

Visitar el blog del abogado Pedro Hernández