Información sobre vivienda y economía

La triste historia de un edificio nuevo en el centro de Madrid arrasado por okupas y cuya deuda está en sareb

Autor: @efonseca

Pocos pueden adivinar lo que ocurre dentro del número 68 de la calle Toledo, en pleno centro de Madrid. Este inmueble, tras su fachada de obra nueva, esconde la peor cara de la “okupación”: suciedad, ingentes cantidades de basura, excrementos, robo de puertas y ventanas, malos olores… incluso perros sueltos que saltan a las azoteas de los edificios colindantes. Los vecinos han denunciado la situación ante la policía y también ante sareb, ya que es la propietaria de la deuda del promotor de ese edificio. La sociedad, que reconoce que ha recibido ofertas por esa deuda, ha rechazado venderla porque estima que las propuestas son a precios de “derribo” y dice “tener sobre la mesa todas las opciones”. Mientras los habitantes del barrio deben soportar esta situación hasta que sareb decida mover ficha

La historia del edificio número 68 de la calle Toledo es una más de las que se cuentan tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en España. Constructor que desarrolla una promoción y que como consecuencia de la crisis no puede hacer frente a los créditos que le han sido concedidos por la banca. Pero el destino, en forma de reestructuración financiera, quiere que esa deuda termine siendo traspasada a sareb

Poniendo nombre propio a este relato, este inmueble se localiza en pleno centro de Madrid en el barrio de la latina, muy próximo a la plaza mayor. De más de 730 m2, la finca arrastra una hipoteca de 4,2 millones de euros y en su origen, el promotor preveía vender sus viviendas a un precio de 6.000 euros/m2

Unas expectativas que distan mucho de la actual realidad de esta finca. “Ahora mismo viven en el edificio unos 70 okupas, que no han dejado una puerta; ni un hilo de cobre; han tirado tabiques; defecan…”, cuenta uno de los vecinos que residen en una vivienda próxima al número 68

Los problemas que está generando la “okupación” del inmueble, cuya deuda está en manos de sareb, ha obligado a los propietarios de edificios colindantes a cerrar las zonas limítrofes. “Hemos tenido que poner en todo el perímetro de nuestro tejado una valla porque los perros de los okupas estaban sueltos por las terrazas en los tejados”, destaca otro de los afectados

La misma fuente explica que avisaron a la policía municipal, cuya respuesta fue que no podían actuar “a no ser que el perro se cayera y que lo hiciera encima de alguien”. “Los vecinos estamos hasta las narices por los olores, la suciedad y porque todo esto está depreciando nuestras viviendas”

Sareb ha rechazado ofertas por el inmueble

Un promotor que prefiere mantener el anonimato indica que contactó con sareb para ponerle en antecedentes sobre lo que ocurre con el edificio. Al mismo tiempo, explica que formuló una oferta de 600.000 euros para adquirir a la sociedad de gestión de activos la deuda del inmueble. “La respuesta de sareb ha sido que ellos tienen 15 años para mantener ese inmueble en el balance y que no están dispuestos a asumir la pérdida”

Fuentes de la entidad que preside Belén romana señalan a idealista news que esa propuesta fue rechazada por considerar esos precios como de “derribo”. “Se estimó que no eran aceptables”. Al mismo tiempo, en sareb reconocen que todas las opciones sobre el futuro del inmueble “están sobre la mesa”, dado que la sociedad cuenta con pocos casos como éste en el que posee todo un edificio de viviendas

Desde sareb insisten en que ellos no son propietarios del inmueble y por lo tanto la responsabilidad del bloque recae en el promotor. Así, recuerdan que en otros casos , cuando eran dueños de viviendas okupadas, sí han procedido a denunciar a los inquilinos ilegales. Entre algunos ejemplos están el edificio de viviendas en salt (Girona) y otro en carabanchel. Sólo en el momento que sareb decida ejecutar esa deuda tendrá responsabilidades sobre el edificio, momento en el que también deberá afrontar cuestiones como el pago de impuestos

El promotor justifica el precio ofrecido asegurando que una vez que compre esa deuda se tendrá que encargar de ejecutarla para poder hacerse  con la propiedad del inmueble. Cuando salve ese escollo, deberá desalojar a los okupas a través de indemnizaciones. Posteriormente, tendrá que reconstruir y arreglar todos los desperfectos; limpiar y volver a instalar todos los elementos que han sido robados. Aquí se incluye hasta el ascensor del edificio

Así, estima que todo esto puede suponerle un coste de 900.000 euros. Es decir, calcula que le costará más dinero las reparaciones de la finca que lo que está dispuesto a pagar por la deuda que tiene sareb. El constructor insiste en que no tiene sentido, que una vez que arregle los daños, venda esos pisos a 3.500 euros/m2. “No puedo vender una vivienda de 50 m2 por 200.000 euros”. “Eso es no conocer el producto… si quieres engañar al contribuyente porque el estado te lo ha permitido, me parece muy bien pero esa no es la realidad del mercado”

Escrito por efonseca