Información sobre vivienda y economía

El seguro de impago supera al aval bancario como garantía: uno de cada cuatro alquileres que se firman lo incorpora

Autor: Redacción

El aval bancario como  garantía del pago de un alquiler esta ‘demodé’. Uno de cada cuatro nuevos contratos de arrendamiento de vivienda que se firman en la actualidad cuentan con seguro de impago, una modalidad que se está consolidando como una alternativa más económica y sencilla de ejecutar que el aval. De hecho, según los datos que maneja el Observatorio Español del Seguro de Alquiler (OESA), uno de cada dos alquileres se realizarán con seguro en 2017.

“El gran cambio es que los seguros del alquiler son asumidos por los propietarios, frente a las garantías bancarías que corrían por parte de los inquilinos y esto está impulsando fuertemente el alquiler”, explica Cesar Crespo Minguillón, Subdirector General de Negocio de Mutua de Propietarios.

La contratación de Seguros de Alquiler se ha multiplicado por 2,5 durante 2014, después de haberse triplicado en 2013 y seguirá creciendo en 2015, apuntan desde OESA. El precio medio del alquiler con seguro de impago en España se situó en los 587,55 euros durante el año pasado, con una caída del 2,4%, frente a una bajada del 10,4% de 2013. 

El actual perfil del inquilino medio en España según Arrenta es el de un varón (67%) de entre 36 y 45 años, trabajador por cuenta ajena (63%), con contrato indefinido y unos ingresos entre 1.000 y 1.500 euros.

Ahora los locales

Una vez consolidado en el mercado de alquiler de vivienda, el seguro de impago espera comenzar a abrirse hueco en el sector comercial. Los seguros para locales y oficinas serán una de las grandes novedades para este 2015. 

Según OESA, permitirán la explotación de muchos locales que ahora están vacíos por parte de autónomos ya que, como apunta César García Arnal, Secretario de Política Institucional de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), “la exigencia de avales de seis meses para los autónomos resulta un obstáculo, pues representa 15.000 euros para una renta mensual de un local comercial de 2.500 euros. Es la razón por la que hay tantos locales vacíos”.