Información sobre vivienda y economía

Reino Unido: ¿Qué pasará (y que podría haber pasado) con la vivienda tras la victoria de David Cameron?

Autor: Redacción

El problema del acceso a la vivienda fue uno de los temas candentes de la campaña electoral en el Reino Unido. El país votó y le ha dado la victoria al Partido Conservador de David Cameron, que renueva su mandato hasta 2020. El aumento de la construcción de nuevas viviendas y las ventajas fiscales para adquirir casas fueron algunas de las promesas que los candidatos dejaron durante la campaña.

El primer ministro que volverá al 10 de Downing Street prometió la construcción de 200.000 nuevas viviendas al año hasta 2020, que se venderán con un 20% de descuento (sobre el precio de mercado) a los compradores menores de 40 años que adquieran casa por primera vez.

El descuento será posible gracias a la exención en el pago de tasas que los constructores tendrían que pagar a las autoridades locales. Sin embargo, los compradores no podrán vender su vivienda en los siguientes cinco años, so pena de tener que devolver el importe de la rebaja que recibieron.

Los conservadores también se comprometieron a gastar mil millones de libras (más de mil trescientos millones de euros) en la recuperación de terrenos que antes ocupaba el sector industrial o comercial para la construcción de 400.000 nuevas viviendas.

Este volumen de construcción se considera esencial para frenar el ritmo de aumento de los precios de la vivienda y la escasa oferta a precios más asequibles en Reino Unido. Pero llegar a esta cifra no será fácil. Las estadísticas confirman que en los últimos años la construcción de nuevas viviendas ha sido inferior a 150.000 al año.

Pero si hay demanda, financiación y la voluntad política, ¿por qué es tan difícil construir?

Según la página web de la BBC, el principal canal de noticias británico, una encuesta a los constructores a principios de este año indicó que consideran "modesto" el objetivo de construir 200.000 viviendas al año y que para 2016 sería "inalcanzable". Los profesionales señalan con el dedo al sistema "burocrático, lento y costoso" en torno al proceso de concesión de licencias, así como a "la resistencia local" que algunos municipios hacen sobre la nueva construcción.

El precio al que estas nuevas viviendas se pondrán en el mercado aún no se ha definido claramente, pero la noticia es alentadora para un sector que atraerá una gran cantidad de trabajo en los próximos años.

En este sentido, las promesas del principal opositor a Cameron, el laborista Ed Miliband, que quedó en segundo lugar en las elecciones del pasado jueves, fueron muy similares: la construcción de 200.000 viviendas al año y apoyar a los nuevos compradores. El Partido Laborista también prometió dar prioridad a la inversión para construir viviendas más asequibles.

Miliband también propuso dar a las autoridades locales mayor capacidad para reducir el número de viviendas vacías abriendo la puerta a la aplicación de más impuestos sobre los pisos vacíos de larga duración.

El Partido Nacional Escocés (SNP) dirigido por Nicola Sturgeon, tercero en las elecciones, tuvo una propuesta más modesta, prometiendo solamente apoyar la inversión para construir 100.000 viviendas a precios asequibles en el Reino Unido. Sturgeon también argumentó que los beneficios fiscales para el acceso a la vivienda no debían reducirse a los jóvenes entre 18 y 21 años de edad.

Alquileres sólo hasta el 80% del valor de mercado
Se espera que Cameron continúe con algunas iniciativas ya en marcha para los arrendamientos como el "producto de renta asequible", que no permite a las agencias ni propietarios cobrar un alquiler superior al 80% del valor de mercado en las nuevas casas, construidas en el marco del programa lanzado en 2012. Este programa también tiene por objetivo rebajar los precios del mercado del alquiler, lo que ha dado lugar a alianzas a largo plazo entre el sector público y privado.

Ed Miliband propuso, a su vez, contratos de arrendamiento con un periodo mínimo de tres años para garantizar al inquilino su estancia, para evitar que el propietario pudiera recovar el contrato en cualquier momento, y un límite máximo para el aumento del precio del alquiler.

Cameron también prometió acabar con el Impuesto de Sucesiones en las propiedades con un valor inferior al millón de libras.

Londres ha sido la ciudad donde más han subido los precios de la vivienda en los últimos años, pero los informes de la industria revelan que en marzo se incrementó "sólo" un 5,6% en términos anuales, la menor tasa de aumento desde noviembre de 2013.

Nuevas infraestructuras
La línea de trenes de alta velocidad entre Londres y Birmingham es actualmente el proyecto británico más caro en el sector del transporte, con una inversión estimada en 50.000 millones de libras. La nueva infraestructura no tiene todo el consenso entre los británicos pero fue apoyada por varios partidos para seguir adelante.

La renovación y ampliación de los principales aeropuertos de la capital británica, Heathrow o Gatwick, sigue "en el aire". Pero los partidos optaron por el silencio durante la campaña. Una posición que se justifica por el hecho de que la comisión que está examinando cuál de los aeropuertos tiene más urgencia para aumentar su capacidad presentará sus resultados en julio, según afirma el diario ‘The Guardian’.

Otro proyecto que está causando menos polémica y más entusiasmo, sobre todo en la capital británica, es la construcción de carril bici de doble sentido que atraviesa la ciudad de este a oeste, logrando mayor seguridad para que los ciclistas lleguen al centro de la ciudad. Este proyecto va a costar a las arcas británicas 900.000.000 de libras (más de mil millones de euros).