Información sobre vivienda y economía

Las hipotecas para alquilar viviendas funcionan en Reino Unido pero en España aún no

Autor: Redacción

El sector inmobiliario busca acabar con el stock de vivienda que frena una mayor recuperación del mercado. Entre las sugerencias de los expertos aparece la posibilidad de ofrecer hipotecas para alquilar viviendas, un producto que ya existe en Reino Unido, y que supone dar crédito por el 40-50% de la tasación para poner el piso directamente en alquiler. La banca se muestra reticente ante el riesgo de impago.

Con la intención de impulsar el mercado de la vivienda, los especialistas del sector se han fijado en países de nuestro entorno para “copiar” soluciones para que el sector inmobiliario vuelva a ser dinámico. Una de estas opciones es la conceder hipotecas para poner en alquiler la vivienda comprada. Una opción que ya está arraigada en Reino Unido y que permitiría reducir el stock de vivienda de la banca y aumentar la oferta de inmuebles en arrendamiento, según fuentes del sector.

Este producto cuenta en el mercado británico con algunas diferencias respecto a los créditos hipotecarios de primera vivienda. Se trata al inmueble al igual que un producto financiero, con lo cual el futuro inversor tiene que asumir más riesgos al tener que aportar más dinero. El banco solo otorga el 40%-50% del valor de tasación de la casa. Además, se pagan más intereses que un crédito hipotecario de los de toda la vida.

A diferencia que en España, los bancos británicos se fijan más en la renta que podrá cobrar el propietario por ese arrendamiento, no tanto su actual capacidad de pago y solvencia. Algo impensable ahora mismo en nuestro país. “Para nuestros bancos lo esencial es saber si el hipotecado podrá pagar el préstamo, independientemente de lo que cobre por el alquiler de esa casa”, asegura Lorena Mullor, de la Asociación Hipotecaria de España (AHE).

Los expertos del sector admiten que el mercado del alquiler español no está preparado para asumir este tipo de contratos por la falta de profesionalización. Basar el préstamo en función de las futuras rentas en vez de en la solvencia del cliente es algo que la banca aún no se puede permitir, según las fuentes del sector.