Información sobre vivienda y economía

El Fondo Social de Viviendas tiene nuevo portal web

Autor: Redacción

Las 12 entidades bancarias colaboradoras con el Fondo Social de Viviendas (FSV) acaban de lanzar un nuevo portal www.fondosocialdeviviendas.es para facilitar la información sobre la oferta de pisos sociales existente. El FSV surgió a iniciativa del Gobierno en 2012 para ofrecer una alternativa habitacional a aquellas personas que hayan sufrido un desalojo de su vivienda habitual y sufran riesgo de exclusión social.

La web proporciona información sobre el stock de viviendas sociales que las 12 entidades financieras colaboradoras mantienen disponibles, más de 2.000 pisos actualmente. Los inmuebles han sido cedidos por Banco Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Sabadell, Bankinter, Kutxabank, ING, Deutsche Bank, Cajamar, Caja Rural de Granada y Bantierra.

El Fondo Social de Viviendas es una iniciativa del Gobierno de España recogida en el Real Decreto Ley 27/2012 sobre medidas urgentes para reforzar la protección de deudores hipotecarios.  Las viviendas del Fondo Social se ofrecen en alquiler social a precios que oscilan entre los 150 y los 400€ mensuales, con un límite máximo del 30% de los ingresos netos totales de la unidad familiar.

Pueden acudir al FSV a todas aquellas personas que hayan sido desalojados de su vivienda habitual o entrega de la vivienda por dación en pago a partir del 31 de diciembre de 2007 y estén en situación de especial vulnerabilidad social y que cumplan los siguientes requisitos:

Que el conjunto de los ingresos del solicitante y de los miembros de su unidad familiar no supere el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) anual (14 pagas) de 2015: 7.455,14 euros/año.

Que ni el solicitante ni, en su caso, ninguno de los miembros de su unidad familiar disponga de vivienda en propiedad o de un derecho de usufructo sobre una vivienda.

Cumplir con el supuesto de especial vulnerabilidad:

  • Unidad familiar con hijos menores de edad.
  • Unidad familiar monoparental con dos o más hijos a cargo.
  • Unidad familiar en la que alguno de sus miembros tenga declarada discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral.
  • Unidad familiar en la que el deudor hipotecario que haya perdido su vivienda se encuentre en situación de desempleo y haya agotado las prestaciones por desempleo.
  • Unidad familiar con la que convivan, en la misma vivienda, una o más personas que estén unidas con el titular de la hipoteca cuyo impago produjo la pérdida de la vivienda o su cónyuge por vínculo de parentesco hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad, y en la cual alguno de sus miembros se encuentre en situación personal de discapacidad, dependencia o enfermedad grave que le incapacite acreditadamente de forma temporal o permanente para realizar una actividad laboral.
  • Unidad familiar en la que exista alguna víctima de violencia de género, conforme a lo establecido en la legislación vigente.
  • Personas en situación de dependencia o con discapacidad para las que la vivienda supone, de acuerdo con el informe de los servicios sociales competentes para verificar tales situaciones, un activo indispensable para el mantenimiento de su inclusión social y autonomía.
  • Personas mayores de 60 años.
  • Personas en situación de prejubilación o jubilación que mediante aval hayan asumido las deudas de sus hijos o nietos.
  • Otras personas o unidades familiares con circunstancias de vulnerabilidad social distintas de las anteriores que sean detectadas por parte de las entidades de crédito, los servicios sociales municipales o las organizaciones no gubernamentales encuadradas en la Plataforma del Tercer Sector y debidamente justificadas ante las entidades de crédito, para las que la vivienda supone, de acuerdo con el informe de los servicios sociales competentes para verificar tales situaciones, un activo indispensable para el mantenimiento de su inclusión social.