Información sobre vivienda y economía

Los inversores aún se resisten a apostar por el mercado de alquiler de pisos en Barcelona

Autor: Redacción

El arrendamiento de viviendas en la Ciudad Condal vive una situación inverosímil, si aplicamos criterios de inversión y rentabilidad. Pese a que la actual demanda de pisos en alquiler es insuficiente, los inversores no se deciden por apostar por este nicho de mercado, con la compra de bloques de viviendas para dedicarlos a un alquiler profesional, pese a que presenta una rentabilidad media del 3,5%.

El mercado del alquiler de viviendas sigue sin levantar el interés que debería en Barcelona pese a ser un sector con una alta demanda. Son varios los factores que han marcado la tendencia del arrendamiento en la Ciudad Condal. Por un lado, los alquileres no han despertado un creciente interés de los grandes inversores en el alquiler de viviendas de lujo en las zonas prime como para los pisos de menor tamaño en el centro de la ciudad

Mientras el alquiler turístico vacacional ha ido ganando terreno entre los pequeños inversores por las mejores rentabilidades hasta que la moratoria turística impide dar nuevas licencias. Actualmente hay 9.600 viviendas para uso turístico legalizadas en Barcelona que han frenado el interés por los alquileres de larga estancia.

La profesionalización del sector pasa porque pequeños o grandes inversores, entre ellos las socimis, apuestan por la compra de edificios en propiedad vertical y gestionar sus alquileres. “La rentabilidad media alcanza el 3,5%, aunque depende de la tipología del inmueble. Se puede lograr aún más rentabilidad, entre un 4 y un 5,5%, si están dispuesto a añadirle más valor rehabilitándolo”, afirma Anna Gener, directora general de la consultora inmobiliaria Aguirre Newman Barcelona.

Para la experta hay otros factores que echan para atrás a los medianos y pequeños inversores como la gestión intensiva a medio plazo y la incertidumbre que se crea ante la rotación de inquilinos. “El inversor tampoco acaba de estar bien tratado fiscalmente”, concreta Gener.

Pero la realidad puede cambiar la tendencia. Las bajas rentabilidades de los productos bancarios, la bolsa o bonos de estado junto a la actual legislación municipal respecto a las viviendas para uso turístico puede aumentar el interés de los inversores.

“En toda España hay todavía una gran carencia de producto de alquiler bueno. Cuanto más se profesionalice el parque de viviendas de alquiler, mejor para el usuario, aunque el nivel sigue siendo bajo comparado al de otros lugares de Europa”, finaliza la socia de Aguirre Newman.