Información sobre vivienda y economía

Parece Auschwitz, pero es el centro de Madrid: las cocheras de Metro en Cuatro Caminos

Autores: @David Marrero, dani castillo

Los trenes de las líneas 1 y 2 del metro de Madrid ‘descansan’ escondidos de la rutina y el ruido diario de la ciudad que los rodea, en pleno centro de la capital, al lado de la céntrica Glorieta de Cuatro Caminos. Este espacio se encuentra en el centro de la polémica urbanística por el proyecto de remodelación de la zona que supone el soterramiento de las cocheras y la construcción de un parque, viviendas y oficinas por parte de la cooperativa Metropolitan.

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que va a ‘tumbar’ el proyecto diseñado por la cooperativa junto al Grupo Ibosa que planeaba la construcción de 443 viviendas, entre otros equipamientos, por “incumplir Plan General de Ordenación Urbana en cuanto al soterramiento de todas esas instalaciones”. Tanto Metro como la cooperativa afirman que cumplen con la normativa.

Mientras, este espacio de 37.000 m2 sigue aparcado en el centro de la capital. La Cooperativa Metropolitan compró el suelo por 88 millones de euros a finales de 2014 a Metro en un acuerdo que incluía la obra de soterramiento de las actuales instalaciones.

Las cocheras de Metro de Cuatro Caminos son las primeras instalaciones del suburbano en Madrid cuando se inauguró allá por 1919. De hecho, sirven ahora de aparcamiento para los trenes de las líneas 1 y 2, las primeras en ponerse en circulación. Casi 100 años después, languidece a la espera de su futuro, con una remodelación que actualizaría las instalaciones y ganaría espacio para la ciudad. Lo que antes eran las afueras de Madrid ahora se sitúan en una de las zonas céntricas de la capital

Varias plataformas ciudadanas han pedido a Metro y a las distintas administraciones la protección de este espacio como Bien de Interés Cultural, debido a su historia y a que alberga trabajos del arquitecto Antonio Palacios, como el arco de túnel que une las cocheras con la red subterránea de metro.

Los técnicos y expertos han descartado hasta el momento el carácter histórico del espacio y las obras de remodelación, a falta del permiso del Ayuntamiento, siguen siendo el principal planteamiento que quiere Metro y la Comunidad de Madrid.