Información sobre vivienda y economía

La tarifa regulada es la opción más barata para contratar la luz en casa

Autor: Redacción

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha desgranado en un informe el mercado del gas y la electricidad durante el último año. Según el organismo, la tarifa regulada de la electricidad (PVPC) es la opción más barata para el pequeño consumidor con un ahorro de 32 euros al año frente a las tarifas que ofrecen las eléctricas en el mercado libre.

Si está pensando en cambiar tu tarifa de la luz en casa, debes tener en cuenta las condiciones que te ofrecen las eléctricas. Los consumidores tienen dos opciones: el sistema de tarifa regulada, que fija el Gobierno, a través del llamado PVPC (la tarifa regulada de la electricidad) y de la TUR (gas) o ir al mercado libre. 

Según el infirme de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que analiza el mercado entre julio de 2015 y junio de 2016, el PVPC fue la opción más barata para los pequeños con un ahorro de 32 euros/año, lo que supone un 6 % de la facturación anual. 

Para la CNMC “está situación pone de manifiesto que las comercializadoras no han trasladado a sus ofertas toda la bajada del precio que ha registrado la electricidad en los mercados mayoristas entre julio de 2015 y junio de 2016”.

Pero si nos vamos a las distintas tarifas que ofrecen las comercializadoras eléctricas en el mercado libre, la diferencia entre la oferta más cara y la más barata roza los 200 euros al año para un pequeño consumidor.

La aparición de pequeñas comercializadoras ha supuesto que las que están ligadas a los grupos energéticos tradicionales "han igualado sus ofertas respecto al del resto de las comercializadoras del mercado libre”, según la CNMC, “frente a lo que ocurría en años anteriores, cuando sus ofertas eran significativamente más altas". 

En cuanto al gas, la diferencia en la tarifa regulada (TUR) y el mercado libre supone un ahorro para el pequeño consumidor entre 30 y 44 euros/año, según el consumo anual. Esto representa entre un 4% y un 13% de la factura anual.

Si nos vamos al mercado libre, la contratación de la oferta más cara frente a la más barata disponible puede suponer una diferencia entre unos 60-135 euros en la factura al año.

 “Los consumidores deben comparen los precios y servicios que van a contratar y leer con detenimiento los contratos antes de tomar una decisión, reitera la CNMC.