Información sobre vivienda y economía

Último capítulo sobre el Edificio España: Wanda amenaza con cancelar la venta por un trámite burocrático

A la altura de una relación tormentosa de novela, así es la del holding chino Wanda Group y el empresario murciano Trinitario Casanova. Este viernes debía oficializarse el traspaso entre los representantes de Wanda y Baraka, nueve meses después de cerrar el preacuerdo. La empresa de Casanova, Baraka, se comprometía a pagar 272 millones por el inmueble pero esta operación sigue sin realizarse. El cierre se pospone a 1 de junio, pero si ese día no concluye, el multimillonario chino Wan Jianlin asegura que rescindirá del acuerdo.

Trinitario Casanova aporta una razón a la causa: dice que Wanda Group no había "formulado, aprobado y presentado las cuentas del ejercicio 2016", motivo por el cual justifica el empresario murciano no haber pagado su parte el pasado 31 de marzo. Tres días después al desencuentro, Wanda arremetió con un contraataque: asegura que ha cumplido "con todas sus obligaciones contractuales" y que, "tras una compleja negociación", ambas partes aplazan el cierre de la operación hasta el 1 de junio.

El grupo hotelero Riu, por su parte, que con Baranka gestionará el hotel que se ubicará en el edificio, iba a comprarle el 25% de las acciones a Casanova y que, según fuentes del sector, podrían costarle unos 100 milones de euros. Baraka asegura que la compra se haría con fondos propios sin recurrir a financiación bancaria, aunque parece haberse reunido esos meses con distintas entidades. Riu confirma, a su vez, que sigue con Baraka en la sociedad de riesgo.

Si, finalmente, esa fecha no concluye la compraventa, la compañía china asegura que romperá el acuerdo, quedándose, además, los únicos 20 millones sufragados hasta el momento por parta de Baraka en concepto de reserva. No es la primera fecha que se pospone para cerrar la operación. Después de que en julio ambas compañías fijaran el preacuerdo, la siguiente cita debía ser 31 de diciembre.