Información sobre vivienda y economía
Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay

Las razones para afirmar que es sostenible construir 150.000 viviendas al año en España

Los promotores inmobiliarios están convencidos de que construir entre 130.000 y 150.000 viviendas al año es un ritmo de obra nueva que España puede asumir. Así lo han defendido los primeros espadas de algunas de las empresas de referencia del mercado doméstico en el XXIV Encuentro del Sector Financiero, organizado por ST Sociedad de Tasación y la consultora Deloitte.

“Deberíamos hablar de la construcción de dos viviendas por cada 1.000 habitantes, lo que daría lugar a cerca de 100.000 unidades al año, como nivel de absorción normal. Sin embargo, hay que sumar otros factores que nos llevan a hablar de una horquilla de entre 130.000 y 150.000, y creo que en los próximos ejercicios nos vamos a mover dentro de ese baremo”, ha asegurado David Martínez, director general de AEDAS Homes.

Para llegar a dicha cifra, el sector tiene en cuenta la demanda nacional, la de los extranjeros que buscan propiedades en España y la necesidad de aumentar el parque actual de viviendas en alquiler.

“Creo que esas 130.000-150.000 viviendas al año es algo sostenible en España al menos hasta 2029”, ha añadido Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Vía Célere y de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE).

Gómez-Pintado, que recientemente ha vendido Vía Célere al fondo estadounidense Värde Partners por 90 millones de euros, ha recordado que hay unos 14 millones de jóvenes que demandarán una vivienda en los próximos años. De ahí que sus cálculos tengan en cuenta un plazo de más de una década.

“Hay unos ocho millones de millenials y otros seis de la generación anterior (denominada ‘Z’). Actualmente el 70% de ellos vive con sus padres, pero en los próximos años muchos se querrán independizar. Y ese es nuestro reto: garantizar que esos jóvenes tengan un buen trabajo y puedan acceder a una vivienda en su propio país, sea en el régimen que sea. Debemos de dejar de mirar a corto plazo y pensar en buscar una solución para las generaciones venideras”, ha añadido el presidente de la patronal promotora.

El primer acceso, el alquiler

Otro de los vaticinios comunes entre los expertos es que la primera toma de contacto de las nuevas generaciones con el mercado residencial será el alquiler. “Creo que el primer acceso a la vivienda poco a poco va a ir migrando al régimen de arrendamiento”, ha afirmado Juan Velayos, CEO de Neinor Homes.

Por su parte, Concha Osácar, socia-fundadora de Azora y una de las voces abanderadas del alquiler, ha afirmado que no solo hay que promover viviendas para la tenencia en propiedad.

“Muchas veces lo olvidamos, pero no solo buscan casas de alquiler los demandantes locales. También hay muchos extranjeros que estarían dispuestos a alquilar en Madrid o Barcelona y que se podrían gastar bastante dinero en la renta mensual. Y toda esa gente necesita un producto de calidad. Los jóvenes, por su parte, necesitan que haya pisos baratos porque pueden pagar un inmueble, pero hasta un límite”, ha insistido.

Osácar también ha recordado que desde el año 2012 la construcción de viviendas protegidas (tanto destinadas a la compra como al arrendamiento) ha brillado por su ausencia, un déficit que contrasta con el medio millón de casas que se promovieron entre 2005 y 2012. De todas ellas, aproximadamente una de cada cinco fueron para alquilar.

Lo importante no es que esté cambiando el mercado inmobiliario, sino que está cambiando la sociedad. El alquiler se ha normalizado y asumido y ya no es una solución habitacional de segunda. Ha venido para quedarse y hace falta incrementar sustancialmente la oferta del parque de viviendas en alquiler”, ha sentenciado.

Juan Ferández-Aceytuno, director general de ST Sociedad de Tasación, es otro defensor del alquiler y ha explicado que estamos perdiendo el tiempo intentando convencer a los jóvenes de 25 años de que deben comprarse una casa. “Ahora los sueldos son bajos, no hay facilidad para acceder a la vivienda y no saben dónde van a trabajar mañana. Además, la mentalidad de la propiedad ha ido perdiendo fuerza y muchos de los jóvenes actuales se esperarán a heredar una vivienda”, ha añadido.

Más allá de los factores que sostienen la construcción de obra nueva, los expertos han aprovechado el encuentro financiero para lanzar una previsión sobre cuánto puede durar la buena racha del sector inmobiliario. Y, a la vista de sus impresiones, todo apunta a que podríamos tener hasta ocho años más de crecimiento.

“No sé qué pasará en el futuro, pero en las últimas décadas hemos tenido una crisis cada cierto tiempo. Teniendo en cuenta lo estancados que están los sueldos actualmente en España, todo apunta a que el ciclo alcista que estamos viviendo podría ser más largo que el anterior. Creo que podría alargarse hasta 2023 o incluso 2025”, ha afirmado el director general de AEDAS Homes.

Para el sector la clave del porvenir inmobiliario estará en la evolución de la economía. “No sabemos cuánto puede durar el ciclo. Veremos cómo se va comportando la macro, pero a priori se vislumbra un viento favorable para los próximos años”, ha concluido Gómez-Pintado.

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail