Información sobre vivienda y economía

La Golden Visa atrae a inversores egipcios y turcos a Barcelona

Autor: Redacción

En septiembre de 2013 Rajoy aprobó la llamada Golden Visa, un recurso para atraer capital a cambio de dar permiso de residencia a extranjeros. Entre las opciones para obtener el visado, la más fácil es con una inversión mínima de 500.000 euros en vivienda. ¿Su fruto? 2.236 inversores y 2.157 millones de euros. Las nacionalidades a la cabeza son la china y la rusa, aunque en Barcelona, uno de los destinos favoritos, atrae a egipcios y turcos.

Acceder al visado de oro en España es posible desde hace cuatro años, pero no ha sido hasta 2016 que ha empezado a recoger sus frutos. Hasta entonces, Portugal captaba mayor inversión extranjera que España a través de este visado. Según un informe de la inmobiliaria de lujo Coldwell Banker, Barcelona ha notado la influencia de la Golden Visa e inversores inmobiliarios extranjeros con "la aparición en el mercado barcelonés de nuevas oportunidades de compra de vivienda nueva procedente de rehabilitación de edificios".

Desde hace un año, el conjunto de España y, en especial, Málaga, Madrid y Barcelona como destinos favoritos, han recibido este aumento de inversión extranjera. Este tipo de inversor, según explica el consejero delegado de Coldwell Banker, François Carriere, busca pisos amplios de entre 120 y 150 m2, de obra nueva, céntricos y cuya inversión se sitúa entre los 600.000 y 800.000 euros.

Para Carriere, estos compradores dan un doble uso a su compra donde, no solo disfrutarán de una estancia sino también del permiso de residencia para la Unión Europea. Estos nuevos residentes se ven impulsados por un contexto político en su país que les empuja a hacer estas compras en la UE. "Es el caso de Turquía, un país que limita con Siria y que en el último año ha vivido un intento de golpe de estado y ha visto cómo aumentaba el terrorismo", puntúa Carriere.