Información sobre vivienda y economía

La compra de casas por extranjeros vive su mejor momento por la diversidad de nacionalidades, según los expertos

La compra de segunda residencia en la costa vive un momento dulce en el mercado inmobiliario español después de batir récords en 2017 y encadenar ocho años seguidas de subidas. Los expertos afirman que el interés por vivir a España sigue creciendo y se diversifica entre nacionalidades, encabezadas por británicos, franceses y alemanes.

La compra de viviendas por parte de extranjeros bate marcas en datos absolutos. El pasado año cerró con más de 61.000 operaciones, según los Registradores de la Propiedad, lo que supone un 13,11% del total de transacciones. Pese a que es un peso menor frente al total de compraventas en 2016, cuando alcanzó el 13,25%, el número de operaciones supera las casi 54.000 que se registraron ese año.

Durante el Salón Inmobiliario de Madrid se celebra un nuevo formato de conferencias bajo el ‘Iberian Second Home Summit’. Los expertos que trabajan con la segunda residencia, sobre todo en la costa, destacan el buen momento que vive el sector, después de superar lo peor de la crisis económica.

“Duranta la crisis, la situación fue espectacular. Nadie quería hablar de España. Ni para comprar suelo y mucho menos viviendas. Pero este país lo tiene todo para triunfar como polo de atracción del inversor extranjero y ahora España gana turismo, pero también foráneos que compran casas para vivir una época del año aquí, cada uno elige su zona de preferencia”, afirmó François Carriere, CEO de Coldwell Banker España & Andorra.

Los expertos afirman que el aumento de las operaciones por parte de extranjeros desde hace ocho años se debe, entre otros factores, a su mayor facilidad para pagar con recursos propios sin tener que hipotecarse: “Cash is King” se oyó durante la conferencia.

“El mercado está pasando por una época saludable, fundamentalmente por el empuje de la demanda en el arco mediterráneo y las islas. Los principales interesados son los ingleses, franceses y alemanes. Tenemos a un cliente vacacional tremendamente fiel”, destaca Ángeles Serna, presidenta de TM Grupo Inmobiliario.

Los británicos siguen encabezando la nacionalidad de extranjeros que más casas deciden comprar en España, representando el 15,01% de las transacciones realizadas por los foráneos, pese a que cayeron por culpa del Brexit. A la demanda extranjera, le siguió franceses (8,64%), alemanes (7,77%), belgas (6,39%) y suecos (6,38%).

Los expertos destacan la diversificación de las nacionalidades en la compra de segunda residencia en la costa, donde también aumenta el interés del comprador nacional. “Resurgen los españoles que están comprando en la costa y se unen a la continua subida del mercado internacional que lleva desde 2010. Algunas nacionalidades se estancan o comienzan a bajar su actividad, es algo normal. La clave está en que se ha conseguido diversificar en muchas nacionalidades”, destacó Marc Pritchard, director de Ventas & Marketing de Taylor Wimpey.

Y siguen aumentado otras nacionalidades con inversión inmobiliaria en España. Madrid tiene amplio interés por parte de Latinoamericanos, mientras Barcelona se convierte en una ciudad más cosmopolita con ciudadanos chinos, franceses, turcos e ingleses. Pero afirman que cada vez llegan más ciudadanos rusos, estadounidenses o polacos.

El perfil medio de estos compradores foráneos es de parejas entre 45 y 55 años, que cuenta con un presupuesto medio de 250.000 euros y prefiere vivienda en provincias costeras. Lo que si se nota según los expertos, es que cada nacionalidad prefiere una zona: alemanes en Baleares, británicos en la Costa levantina, franceses en la Costa Brava, italianos en Canarias.