Información sobre vivienda y economía

Bankia saca al mercado una cartera de inmuebles en alquiler valorada en más de 400 millones

Autor: Redacción

Bankia da un paso más en su estrategia por soltar lastre inmobiliario y limpiar su balance de cara a su privatización.

Para ello, la entidad financiera se dispone a sacar al mercado en las próximas semanas una cartera valorada en más de 400 millones de euros formada por inmuebles en alquiler. Según publica la agencia Reuters, el valor del portfolio podría rondar los 450 millones de euros.

Todo apunta a que los fondos de inversión o los bancos internacionales estarán entre los participantes de la puja. En los últimos tiempos, algunos de los interesados en este tipo de activos han sido Blackstone, Cerberus, Lone Star, Oaktree o incluso entidades como Deutsche Bank o Goldman Sachs.

El banco liderado por José Ignacio Goirigolzarri prevé abrir próximamente el plazo para presentar ofertas no vinculantes, aunque con el verano de por medio se prevé que el cierre del proceso con las ofertas definitivas se retrase hasta septiembre.

Con esta transacción, la entidad seguirá reduciendo el peso del ladrillo en su balance, que supera actualmente los 16.600 millones. A cierre del primer trimestre, todavía tenía en cartera cerca de 5.000 millones de euros en activos adjudicados y unos 11.600 millones de euros en créditos dudosos. En el último año, se ha quitado unos 2.500 millones de lastre inmobiliario, tal y como recuerda la agencia Europa Press.

Recordemos que la ley establece diciembre de 2019 como fecha límite para que el Estado salga del capital de la entidad (a través del FROB todavía controla en torno al 60% del capital) y su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, sostiene que de momento no hay indicios de que el nuevo Gobierno tenga intención de ampliar el plazo.

Esta limitación en el calendario se suma a las nuevas normas internacionales de contabilidad, que desde enero han endurecido más las provisiones para las carteras de activos inmobiliarios, y a las exigencias de los reguladores financieros, que siguen presionando al sector para que venda cuanto antes los activos adjudicados y los préstamos dudosos.

El año pasado, la banca batió récord tras vender unos 51.000 millones de euros y no podemos descartar que este año se traspasen otros 70.000 millones de euros adicionales. A este ritmo, el propio sector prevé quitarse todo el lastre inmobiliario en un plazo de entre uno y dos años.