Información sobre vivienda y economía

Manual para reformar una casa y revalorizarla hasta un 20%... sin morir en el intento

Autor: Redacción

Reformar una casa tiene una gran ventaja: es posible revalorizarla hasta un 20%. Sin embargo, el proceso puede ser largo y costoso, sobre todo si no se planifica de forma correcta.

Los expertos recuerdan que el verano es uno de los mejores momentos del año para reformar una vivienda, ya que los propietarios tienen más tiempo libre, los días son más largos, apenas hay humedad, muchos de los vecinos estarán de vacaciones... Aunque también insisten en la necesidad de planificar el proceso antes de comenzar con las obras. Resumimos en este manual los consejos del portal Casaktua y las cosas a tener en cuenta antes de afrontar una reforma:

1. El presupuesto de la obra debe estar desglosado

A la hora de crear el presupuesto con el proveedor, es importante fijarse que estén incluidas todas las partidas y que estén detalladas al máximo para evitar sorpresas de última hora. El presupuesto debe contemplar sobre todo el material y los acabados, que son los que más afectan al presupuesto final. 

Así, la recomendación es pedir un presupuesto desglosado con el tipo, la cantidad y el precio de cada material, así como una valoración de las diferentes opciones. A la hora de cerrar el presupuesto con el proveedor, es muy importante fijarse en que están recogidas de forma exhaustiva todas las partidas. Solo así se evitarán sorpresas de última hora. 

2. Cuidado con la mano de obra y los permisos

También es fundamental que el importe de la mano de obra esté bien detallado e incluir la información correspondiente sobre los permisos de la obra (persona que los solicitará, trámites…), así como la duración estimada de la intervención, información detallada del IVA y el método de pago.

En este punto, es recomendable establecer también una lista de prioridades, por si acaso surgen imprevistos durante las obras y es necesario prescindir de alguna partida inicial. Recuerda que pueden aparecer costes extra al reparar desperfectos, por el mal estado de las bajantes...

3. ¿Debo contratar sí o sí a un arquitecto?

Las obras que exigirán contar con un profesional son todas aquellas en las que se vaya a alterar la configuración de una casa o un edificio; es decir, aquellas que produzcan una variación de la composición general exterior, de la estructura, o que tengan por objetivo cambiar los usos característicos del inmueble. A la hora de contratar a un arquitecto, es importante tener referencias y que nos asesore durante todo el proceso.

4. Cómo negociar el contrato y las penalizaciones por retraso

A la hora de plasmar el contrato de ejecución de la obra, es necesario asegurarse de que se refleje debidamente lo pactado y no se renuncie a ningún derecho. Así, se deberá fijar el precio, la forma de pago, las calidades del servicio, la fecha de entrega y las penalizaciones por retraso. Este último punto es muy importante y consiste en fijar de forma anticipada qué cantidad de dinero al día deberá pagar el constructor o si el importe se descontará del precio de contrato al incumplirse las cláusulas impuestas.

5. ¿Necesito licencias?

Son los ayuntamientos los encargados de definir el tipo de licencias necesarias, la documentación y el precio del permiso o licencia de obra a solicitar. No obstante, en términos generales será necesario pedir este tipo de autorizaciones cuando se vayan a realizar reformas que modifiquen la distribución o la estructura de la casa, obras que vayan a alterar algún elemento comunitario (fachada, terraza, balcones...) o de la superficie exterior del inmueble.

También son necesarias las licencias cuando cambiamos el uso de inmueble (como por ejemplo, reconvertir un local o una oficina en una vivienda). Respecto a quién debe solicitarlas, el trámite y pago lo puede hacer cualquier persona, siempre y cuando se haga en nombre del promotor o propietario.

6. Cuidado con los ruidos y el horario de las obras

Al igual que veíamos en el punto anterior, estas normativas también dependen de cada municipio. Por ejemplo, en Madrid capital las obras y los trabajos de construcción no se podrán realizar de lunes a viernes entre las 22.00 h y las 7.00 horas, y en sábados y festivos entre las 22.00 y las 9.00 horas, salvo por razones de urgencia, seguridad o peligro. En cuanto al ruido permitido, el límite máximo es de 55- 60 dB en la mayoría de las ciudades.

7. Cuándo hay que pedir permiso a la comunidad

Habrá que pedir permiso a la comunidad de propietarios siempre que sea una obra de grandes dimensiones. Si es una pequeña intervención, conviene avisar de horarios y plazos de las obras, al menos a los vecinos colindantes. Mientras no se produzcan desperfectos en las zonas comunes, se disponga de licencia de obra y se respete la normativa en cuanto a horario, nivel de ruido y desecho de escombros no habrá problemas.