Información sobre vivienda y economía

Se busca socio: Barcelona, a la caza de 75 millones de un inversor privado para construir vivienda social en alquiler

El Ayuntamiento de Barcelona y AMB buscan un socio para poder cumplir sus previsiones en cuanto a vivienda asequible. Ambos organismos han puesto en marcha la búsqueda de un socio privado para el nuevo operador metropolitano de vivienda de alquiler público, que está participado por ambas instituciones a partes iguales y pasarían a tener el 25 % cada una de ellas. El socio, que crearía una ‘joint venture’ con los organismos públicos, deberá aportar entre 75 millones de euros y 85 millones de euros en cuatro fases, tal y como han explicado a idealista/news fuentes de Área Metropolitana de Barcelona.

El objetivo de este concurso es configurar una nueva empresa público-privada para promocionar, construir y gestionar un parque de viviendas de alquiler asequible en la ciudad de Barcelona y su ámbito metropolitano. Este plan contempla el desarrollo de 4.500 viviendas de protección oficial.

“El montante definitivo que aportaran el ente público y el socio privado se decidirá después de la consulta, sin embargo, se ha hecho un escalado preliminar, por fases”, explican desde AMB. En la primera fase, correspondiente al momento de selección del socio privado, se levantará el primer tramo (600 viviendas) y la sociedad público-privada aportará entre 20 millones de euros y 25 millones de euros.

En una segunda fase, que será el año tres del proyecto, se llegará al tramo de las 1.500 viviendas, con una inversión total de entre 30 millones de euros y 35 millones de euros. En el año cuatro, el parque de viviendas será de 3.000 viviendas tras recibir una nueva ampliación de capital de entre 50 millones de euros y 55 millones de euros.

Por último, el plan de esta aventura empresarial entre el ente privado y el público finalizará de aquí a siete años, cuando el parque sea de 4.500 viviendas asequibles nuevas en Barcelona. En esta última fase, el capital que se destinará a la causa será de 55 millones de euros más, completando así la inversión total de 170 millones de euros.

El inversor privado que le cuadren los plazos y los números deberá aportar una serie de características a este negocio. “El socio o socios privados deberán aportar experiencia y ‘know how’ en la promoción y gestión de viviendas en régimen de alquiler asequible”, explican desde el consistorio barcelonés.

Por otro lado, la gestión de la sociedad mixta será realizada por el socio privado profesional, “sin perjuicio de la intervención de los socios públicos en los órganos de la mercantil”. “Esta contribución del socio profesional se efectuará bien mediante un contrato de prestación de servicios con la sociedad mixta, o bien mediante prestaciones accesorias remuneradas, que no integrarán el capital social”, añaden.

Por último, el socio privado se comprometerá a asumir una permanencia del capital de cinco años, sujeto a mejora por parte del socio privado en el proceso de licitación pública. Además, deberá tener “robustez financiera, experiencia contrastada, ‘expertise’ en la gestión inmobiliaria patrimonial, experiencia en vivienda social, cooperativa o ‘limited-profis’ y una sólida red de proveedores de calidad contrastada”.

Y ¿qué ganará el socio privado?  Según explican desde el Ayuntamiento de Barcelona y AMB, la inversión del socio privado será recuperable a largo plazo. “Por una parte cobrará dividendos a partir del rendimiento del capital (entre el 3% y el 4%, pero garantizado por la administración), además también cobrará un ‘fee’ por promoción construida y otro ‘fee’ por la gestión de patrimonio en renta. Los porcentajes aún están por determinar”, señalan.