Información sobre vivienda y economía

Una sentencia aclara en qué casos debe responder el inquilino ante un incendio en la casa donde vive

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona ha aclarado si el inquilino responde por los daños ocasionados por un incendio en la casa. En concreto, el incendio fue ocasionado mientras el arrendatario no estaba en casa, motivo por el que consideró que no debía acarrear con los daños. Sin embargo, la clave está en probar una explicación causal que demuestre su inocencia ante el incendio.

En el caso enjuiciado, la aseguradora del propietario cubrió los daños ocasionados en la vivienda alquilada como consecuencia del incendio, pero posteriormente interpuso demanda contra el inquilino reclamándole el importe de la indemnización satisfecha. Le consideraba responsable del siniestro.

Sin embargo, el inquilino se opuso a la demanda negando su responsabilidad por no estar en la vivienda en el momento de los hechos, “según informe emitido por el servicio de extinción de incendios, y manifestando no estar de acuerdo con el alcance de los daños”, señala Salvador Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

El juzgado de primera instancia de Barcelona estimó la demanda condenando al inquilino demandado, pero éste posteriormente interpuso recurso de apelación ante la Audiencia Provincial contra dicha resolución por considerar que no era conforme a derecho.

“La cuestión primordial que debe abordarse para resolver el conflicto es si el arrendatario responde de los daños ocasionados, por él mismo o por los ocupantes de la vivienda, al detentar la posesión del inmueble por razón del contrato de alquiler vigente. Lo cierto, según consta acreditado en autos, es que el incendio se debió a un descuido de una sartén con aceite en los fogones de la cocina por un ocupante de la vivienda, lo que provocó que la misma se incendiara y que las llamas llegaran a la campana extractora y a los muebles de la cocina”, recuerda Salvador Salcedo.

El Código Civil contempla en el artículo 1.563 una presunción de responsabilidad del inquilino sobre el deterioro que pueda sufrir la casa donde vive, a no ser que acredite que los daños causados no fueron provocados por él. Es decir, es una presunción “iuris tantum”, que responsabiliza al arrendatario a no ser que éste aporte prueba en contrario que demuestre que actuó con toda la diligencia exigible para evitar la producción del daño. Responsabilidad, según criterio establecido por el Tribunal Supremo, que deriva del hecho mismo de la posesión y obliga a conservar los bienes ajenos poseídos en el mismo estado de conservación en que se recibieron.

Pues bien, en el caso enjuiciado, el inquilino no consiguió desvirtuar la presunción que le responsabilizaba del deterioro por incendio de la vivienda alquilada. “Según concluye la Audiencia Provincial de Barcelona, el arrendatario debería haber probado que existe una explicación causal que excluye que el resultado dañoso sea imputable a él o a las personas de su casa, y no lo ha hecho. Motivo por el que se desestima el recurso de apelación, y se confirma la condena al inquilino acordada por el juzgado de instancia”, señala el abogado Salcedo.

Recordamos que en la firma de un contrato de alquiler es esencial que el casero tenga el inmueble asegurado de modo que la póliza de seguros cubra los daños que se puedan causar en la vivienda. pero, esté o no asegurada la casa, en caso de siniestro se debe determinar quién es el responsable de los daños ocasionados, si el inquilino o el arrendador. No obstante, la aseguradora reparará los daños si el propietario tiene el piso asegurado, pero repercutirá lo pagado al inquilino si este deviene responsable.