Información sobre vivienda y economía

Los registradores: no hay suficientes empresas que compren pisos para alquilar por el ‘caos’ legislativo

De las más de 516.000 viviendas vendidas en 2018 (11,3% interanual más), apenas un 12,2% de ellas las adquirieron empresas u otras entidades. Pese a que para el mercado español supone un regreso a la normalidad, los Registradores también reflejan que “la rigidez legislativa y la poca claridad en las reglas del juego del sector impide un incremento del peso de las personas jurídicas para el mercado del alquiler de casas”.

El año pasado se registraron 516.680 operaciones de compraventa de viviendas, lo que supone un incremento del 11,3% interanual. Las casas usadas (82,5%) volvieron a ser las reinas del merado frente a la nueva libre (17,5%). Las transacciones registradas en 2018 suponen el mayor resultado global de los últimos diez años.

Además, durante la presentación del Anuario 2018 de la Estadística Registral Inmobiliaria del Colegio de Registradores de la Propiedad aclaró que se registraron 346.366 hipotecas sobre vivienda, mostrando una subida del 11,5% sobre 2017. En todas las comunidades autónomas se ha incrementado el número de hipotecas concedidas durante el último año, con incrementos de dos dígitos en ocho de ellas.

Del amplio informe de los registradores destaca el desglose por el tipo de comprador de las viviendas. En 2018 se mantuvieron porcentajes similares a los que se registran en los últimos cuatro años entre las familias y las empresas u otras entidades: 87,8% y 12,2%, respectivamente. Lo que en cifras netas se traduce en más de 453.700 viviendas adquiridas por personas físicas y más de 62.900 por parte de personas jurídicas, logrando su segundo mejor dato absoluto desde que se toma en la serie histórica en 2008.

“Existe una ligera tendencia ascendente en el peso de personas físicas, dando lugar al correspondiente descenso en el peso de personas jurídicas. La vuelta a la normalidad del mercado inmobiliario supone que progresivamente las personas físicas recuperen una presencia más activa en la compra de un bien inmueble como la vivienda, con fines fundamentalmente residenciales”, afirma el estudio de los Registradores.

Si nos fijamos en el volumen, las personas jurídicas marcaron su mínimo histórico en 2008 con apenas un 5,1% y llegaron a sus máximos en 2013, con casi el 22% de las compraventas de vivienda registradas, con más de 72.100 transacciones, su récord de la serie histórica.

Por comunidades autónomas, las personas físicas alcanzan el mayor peso en todas, encabezadas por País Vasco (95,5%), Castilla y León (93,8%) y Galicia (93%). Aquellas regiones donde el peso de las personas jurídicas fue más destacado correspondió a Cataluña (15,8%), Murcia (14,7%) y Baleares (13,5%).

Además, por el tipo de vivienda, la compra de casas nuevas de personas jurídicas supuso el 2,6% del total de operaciones, mientras que para la vivienda usada alcanzaron el 8,7% del total.

“El atractivo de la rentabilidad procedente del alquiler de vivienda podría dar lugar a un incentivo al incremento del peso de personas jurídicas. Sin embargo, las rigideces legislativas y la poca claridad en las reglas de juego de este sector, está dando lugar a que todavía no exista una presencia especialmente activa de empresas en el alquiler de vivienda, a diferencia de otros países de nuestro entorno económico”, manifiestan los Registradores.