Información sobre vivienda y economía

Británicos, Brexit y Cataluña: una oportunidad inmobiliaria que está por llegar

Francisco Nathurmal, consejero delegado de la inmobiliaria BCN Advisors, habla sobre el Brexit

BCN Advisors
BCN Advisors
Autor: Redacción

Brexit. Una palabra que ha dominado la política británica durante más de tres años y medio. El paisaje político del Reino Unido cambió para siempre desde junio de 2016, cuando el 52% de los ciudadanos británicos votaron en un referéndum para abandonar la Unión Europea, y ahora, parece que la salida de Gran Bretaña está finalmente a la vista. Francisco Nathurmal, consejero delegado de la inmobiliaria BCN Advisors, habla largo y tendido sobre los beneficios y los problemas que pueden impactar en el negocio inmobiliario español tras el Brexit.

Tras la rotunda victoria del gobierno conservador del primer ministro británico Boris Johnson en las elecciones del pasado 12 de diciembre, el último acuerdo del Brexit fue finalmente aprobado pocos días después en “segunda lectura” por 358 votos contra 234. Si las próximas etapas se desarrollan según lo previsto, se espera que el Parlamento Europeo ratifique el acuerdo de salida el 29 de enero, allanando así el camino para que el Reino Unido abandone la UE dos días después.

Sin embargo, esto será sólo el comienzo. Durante los próximos 12 meses se llevarán a cabo negociaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE, así como con sus nuevos socios comerciales. El pueblo británico también tendrá que acostumbrarse lo que el Brexit significará para ellos tanto a nivel personal como a una escala más amplia. Todo ello está aún por concretar.

Con la inminente salida de Gran Bretaña de la UE, acaban meses de incertidumbre sobre si habrá un segundo referéndum o una prórroga de la fecha de salida. Ninguna de las dos opciones es ahora posible, lo que implica una confianza renovada tanto para los ciudadanos como para las empresas británicas.

Tendencias del mercado

Los compradores británicos, tanto en el Reino Unido como en España, han dudado a la hora de comprar una propiedad durante los años de incertidumbre del Brexit. El crecimiento anual del precio de la vivienda en el Reino Unido se ha ralentizado al ritmo más bajo de los últimos seis años, según uno de los mayores prestamistas hipotecarios del país.

Si observamos las tendencias en España, desde el 2016 (el año del referéndum) hasta el 2018, el número de británicos que compraron casas disminuyó en casi todas las zonas populares entre los compradores del Reino Unido. Bajaron un 6,4% en Andalucía, un 13,4% en Baleares, un 16,8% en Cataluña y un 15,3% en Canarias. Curiosamente, el número de compradores británicos aumentó en la Comunidad Valenciana en un 8,2% y en la Comunidad de Madrid en un 46,7%, lo que sugiere que los británicos buscaban centros europeos alternativos de inversión inmobiliaria durante este período. Analizando específicamente Cataluña, la proporción de británicos entre los compradores extranjeros disminuyó del 4,4% en 2016 al 3,3% en 2018.

En cuanto a la compra de propiedades en España en la etapa post-Brexit, debería ser un proceso tan fácil para los británicos como siempre lo ha sido. Los suizos, noruegos, americanos y muchos otros ciudadanos no comunitarios han adquirido propiedades en España sin problemas de ningún tipo durante años.

Es poco probable que España ponga trabas a los ciudadanos del Reino Unido, dado el número de españoles que viven allí que serían perjudicados si no hubiera reciprocidad. La cooperación interesa a todos.

Se espera que la confianza renovada en la economía británica impulse los hábitos de compra de los británicos tanto en el Reino Unido como en España. Los mercados financieros del Reino Unido han mejorado, sin duda animados por la claridad que ha aportado el resultado electoral y el Brexit. Un Brexit más suave podría ser más probable, ya que Boris Johnson ya no tiene que depender del apoyo de los euroescépticos más duros, lo que será mejor para los expatriados británicos y también para la regulación de inmigración.

La libra ha subido hasta alrededor de 1,20 GBP/EUR después del resultado de las elecciones, el nivel más alto desde finales de 2016. Esto debería animar a los compradores británicos en España, que se han visto disuadidos por el debilitamiento de la libra en los últimos tres años. Aquellos que paralizaron sus planes de compra también podrían estar ahora motivados para reanudar su interés. Y para aquellos que votaron “Remain” en el referéndum, el ímpetu para reubicarse en España puede ser ahora aún mayor… ¡atentos a esta oportunidad!

Etiquetas
Brexit