Información sobre vivienda y economía

Arroyo del Fresno (Madrid) estrena la primera promoción de viviendas 'Passivhaus Plus' de España

14 viviendas de autoconsumo que consumen menos energía de la que producen

DMDV Arquitectos/Landevel ArroyoFresno
DMDV Arquitectos/Landevel ArroyoFresno

La evolución de la construcción de edificios de consumo casi nulo da un paso más en España con la certificación del primer bloque de viviendas bajo el estándar 'Passivhaus Plus' en un proyecto ya a la venta en Arroyo del Fresno (Madrid). Son 14 viviendas de autoconsumo con certificación energética negativa, es decir que consumen menos energía de la que producen.

El sector de la construcción en España debe encaminarse a generalizar los estándares de edificación que garanticen desde su estreno un consumo de energía prácticamente nulo, permitiendo así un importante ahorro de energía para los hogares, y a la vez una reducción considerable de las emisiones de CO2 que emiten a la atmosfera.

Bajo estas condiciones la promotora Landevel Zero Energy ha desarrollado un edificio que finalmente cuenta con altos estándares de eficiencia energética, un alto grado de estanqueidad y máxima eficiente energética en la Avenida Gloria Fuertes de Arroyo del Fresno, al norte de Madrid. Dirigido por DMDV Arquitectos, Daniel Diedrich y Talia Dombriz, la constructora Amenabar levantó el edificio.

"El estándar Passivhaus es el más exigente del mundo en materia de eficiencia energética. Buscamos el mayor nivel de aislamiento durante el proceso de construcción, con gran importancia en las carpinterías y ventanas. Además, la eliminación de los puentes térmicos y la disminución de las infiltraciones del aire son claves para su buen funcionamiento", destacan Talia Dombriz y Daniel Diedrich, arquitectos del proyecto en Arroyo del Fresno.

Son 14 viviendas, 12 pisos y dos áticos, de entre 123 m2 y casi 200 m2, divididos en cuatro plantas, más sótano. Los pisos cuentan con tres dormitorios, dos cuartos de baño, trastero y dos plazas de garaje asociadas, una de ellas con toma de recarga para vehículo eléctrico. Los áticos se organizan en cuatro dormitorios, tres cuartos de baño, trastero y tres plazas de garaje asociadas, con la toma de recarga para vehículo eléctrico.

El edifico cuenta con una instalación fotovoltaica con una potencia instalada de 21 kw para suministro comunitario, proporcionando una gran parte de la energía demandada para la producción de agua caliente para las viviendas, iluminación de zonas comunes, depuración de piscina, ascensores, puerta de garaje, entre otras cosas. Las zonas comunes incluyen una piscina comunitaria, zonas ajardinadas y una sala comunitaria polivalente.

Todo el complejo recibió el certificado Passivhaus Plus porque consiguió que la demanda de energía primaria renovable (PER) fuera de 45 kWh/m2a y una generación de energía renovable de 60 kWh/m2a. Además, de que la demanda energética de calefacción de 14 kWh/m2 y una demanda de refrigeración de 9 kWh/m2a. "Todas las viviendas del complejo pasaron la prueba de 'blower door', el ensayo de hermeticidad al paso de aire de la envolvente del edifico. Incluso la sala comunitaria de coworking", aclara Dombriz.

Este edificio con certificación Passivhaus Plus es un ejemplo de edificación de balance energético neto, o que produce la misma energía al año que la que consume en este mismo período de tiempo. Cuando tenga excedentes energéticos los vierte a la red y cuando necesita más energía de la que produce, la diferencia la toma de la red.

"Un edificio con certificación Passivhaus Premium o de autoconsumo excedentario de la energía que produce y debería optimizarse con sistemas de almacenaje eléctrico -baterías-, al punto de poder estar desconectado de la red. A nuestro juicio en edificación residencial colectiva su aplicación es más compleja, primero por la falta de espacio para la instalación fotovoltaica y segundo la amortización y coste de ciclo de vida de las baterías para grandes edificios", aclaran los arquitectos.