Información sobre vivienda y economía

Un chalet prefabricado de madera que imita a las montañas con sus techos irregulares

Luca Compri Architetti
Luca Compri Architetti
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Si Platón tuviera razón y todas las realidades del mundo en el que vivimos no fuesen más que el reflejo imperfecto de una idea perfecta, sin duda, el monte Cervino sería, el ideal perfecto de montaña a la que todas las demás tratan de parecerse.

Su forma representa a la perfección el concepto que todos conocemos como montaña. De hecho, ha sido calificada por muchos como la más bella y perfecta del mundo. La razón, su muy pronunciada forma piramidal, que destaca de un modo excepcional por encontrarse aislada del conjunto al que pertenece.

Con sus 4.478 metros sobre el nivel del mar, Cervino es la quinta cumbre más alta de los Alpes. Su historia ha estado siempre envuelta por un halo de misterio. Alcanzar su cima no es una tarea fácil. De hecho, no fue hasta el 14 de julio de 1865 cuando Edward Whymper y otros compañeros de escalada, lo lograron por primera vez. Tristemente, algunos de ellos dejaron su vida en el descenso.

Es, precisamente, a los pies de este mágico lugar, en la estación de esquí de Cervinia, donde se ha construido Climber's Refuge. Se trata de una  vivienda turística ecológicamente sostenible diseñada por el estudio del arquitecto Luca Compri, abierta al público con el nombre de Chalet Blanc.

A primera vista destaca su perfil. En primer lugar, por el techo en "W" invertida; en segundo lugar porque sus dos tejados a dos aguas están diferentes alturas. El resultado es un perfil irregular “que es un homenaje al horizonte y la majestuosidad de los picos que coronan el valle, y representa el intento de iniciar un diálogo directo con la maravilla de la naturaleza circundante”, en palabras del arquitecto.

Desde el punto de vista estructural, la vivienda se basa en una estructura de madera prefabricada cuyo diseño es considerado por su creador “como una interpretación contemporánea de las típicas casas de montaña de la región”.

El chalet parece diferente desde todos los lados ya que sus características responden a la orientación y las funciones internas de cada parte del edificio.

Las fachadas orientadas al noroeste están diseñadas para proteger el edificio de los fríos vientos dominantes y del duro clima invernal del lugar. El revestimiento de madera vertical en estos lados crea un ritmo repetitivo que es interrumpido por ventanas de pequeñas dimensiones colocadas de manera irregular que enmarcan vistas específicas.

Las otras dos elevaciones son muy diferentes. En la esquina sureste, los muros se distinguen con nervaduras rítmicas que se realizan con vigas verticales de madera. Las ventanas y los respectivos marcos varían en tamaño y se abren de manera más libre y asimétrica, enmarcando vislumbres del paisaje. La fachada este es reconocible por la gran logia y el marco que la rodea en el piso del ático.

Desde las habitaciones se puede acceder a sus terrazas en forma de zigzag, donde es posible disfrutar de una zona parcialmente sombreada gracias al brise soleil de madera.

La estructura de madera del edificio descansa sobre una base de mampostería rematada externamente con piedra seca. Además, aquí se dispone de tres estancias destinadas a garaje, sala técnica y guardaesquís.

Una escalera central conecta la planta baja con el primer piso, donde se ubica la entrada principal. Esta planta cuenta con un pequeño salón que sirve como recibidor, un dormitorio y una zona de bienestar con spa, bañera de hidromasaje, duchas, sauna, baño turco y sala de relajación.

En la última planta se encuentran otras zonas comunes como la sala, el comedor, la cocina y una gran chimenea de piedra y hierro. También cuatro dormitorios, todos con baño y grandes ventanales orientados al sur, desde los  que se puede disfrutar de las vistas que ofrecen las altas montañas que lo rodean.

La sostenibilidad es uno de los principios que rigen este diseño.  El chalet fue construido utilizando en su mayoría materiales naturales de fuentes renovables, como madera que tiene un consumo reducido y muy bajas emisiones de CO2.